AVES INVIERNO

Unas 25.000 aves acuáticas pasan el invierno en Baleares

focha Fotografía de un ejemplar de focha común. EFE/Beldad

Casi 25.000 aves acuáticas pasan el invierno en Baleares, según el censo de aves acuáticas y limícolas realizado en enero en las islas, dentro del recuento global “International Waterbird Census” que coordina Wetlands International y que se realiza anualmente durante el invierno.

Recuento de aves acuáticas

El censo, en el que han participado más de un centenar de voluntarios, ha dado una cifra cercana a las 25.000 aves de 68 especies diferentes que están pasando el invierno en los humedales de las Islas Baleares, un número similar al obtenido el año pasado pero inferior a los años 2017 y 2018, según ha detallado la organización ecologista GOB en un comunicado.

El censo se hace sobre anátides, garzas y limícolas, así como otras que habitan las zonas húmedas, como algunas rapaces y varias especies de gaviotas.

Por islas, en Mallorca se han visitado 34 zonas, 18 en Menorca y 16 en las Pitiusas.

Las zonas con mayor número de ejemplares han sido s’Albufera de Mallorca, con más de 8.000 ejemplares, el 34 % del total de Baleares; s’Albufera des Grau en Menorca, con más de 2.000, y s’Albufereta, en Pollença, con 1.870 ejemplares.

Otras zonas importantes por el número de ejemplares son el Salobrar de Campos y las Salinas de Ibiza.

68 especies diferentes 

Las especies más abundantes detectadas en las islas han sido fueron el ánade azul o azulón (Anas platyrhynchos), la focha común (Fulica atra), la garcilla bueyera (Bubulcus ibis) y los cucharones o cuchara común (Spatula clypeata). En las islas son conocidas como “coll verd”, “fotges”, “esplugabous” y “cullerots”, respectivamente.

Como especies interesantes o curiosas destacan un avetoro común (Botaurus stellaris), una espátula (Platalea leucorodia) y 3 cigüeñas (Ciconia ciconia), todos ellos ejemplares vistos en Mallorca. En la isla se conocen como “bitó”, “becplaner” y “cigonyes”.

Destacan también los 25 ejemplares de cerceta pardilla (Marmaronetta angustrirostris) presentes en la albufera de Mallorca y los 17 de porrón pardo (Aythya nyroca) en diferentes lugares de Menorca, dos especies que actualmente se encuentran amenazadas, y conocidas como “rosseta” y “parda”.

El GOB también ha llamado la atención sobre los 19 somormujos lavancos (Podiceps cristatus) detectados en Menorca y los 280 ejemplares de zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) presentes en s’Estany Pudent de Formentera, que representan el 70 % de los que se pueden ver en todas las islas. Son los “soterins grans” y “soterins”.

Este censo se viene realizando en muchos países del mundo desde hace unos 50 años. Estas series prolongadas en el tiempo permiten saber cuál es la evolución de la fauna en las zonas húmedas y por tanto en qué estado se encuentran estas zonas en Baleares. EFEverde





Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com