CONÍFERAS CLIMA

Las coníferas amenazadas por el aumento de la temperatura y la duración de las sequías

  • El riesgo amenaza a los bosques de especies como el pino albar, el abeto y el pino negro

Las coníferas amenazadas por el aumento de la temperatura y la duración de las sequías El aumento de la temperatura y la duración de las sequías amenazan las coníferas. Foto M. Martínez

Efeverde.- El aumento de las temperaturas y una mayor duración de las sequías amenazan algunos bosques ibéricos de coníferas, según una investigación liderada por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), de Sevilla, el Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC) y la Universidad de Barcelona.

Este trabajo, que ha contado con la colaboración de las universidades Complutense de Madrid y de Columbia (EEUU) y el Instituto Federal Suizo de Investigación sobre el Bosque, la Nieve y el Paisaje (WSL) acaba de ser publicado en la revista Global Change Biology, según un comunicado de la UPO.

El trabajo, liderado por Raúl Sánchez Salguero, investigador postdoctoral de UPO e IPE-CSIC, destaca el riesgo que amenaza en mayor medida a los bosques ubicados más al sur de especies como el pino albar (Pinus sylvestris), el abeto (Abies alba) y el pino negro (Pinus uncinata).

Los autores de este trabajo alertan de los cambios temporales de crecimiento de estos bosques tras haber usado un modelo matemático basado en el efecto del clima sobre el grosor de los anillos anuales de crecimiento estudiados mediante la dendrocronología.

Han usado un modelo matemático basado en el efecto del clima sobre el grosor de los anillos anuales de crecimiento.

Han usado un modelo matemático basado en el efecto del clima sobre el grosor de los anillos anuales de crecimiento. EFE/David Aguilar

Así evaluaron la vulnerabilidad de los bosques durante amplios gradientes climáticos y biogeográficos, teniendo en cuenta además la adaptación observada de los bosques al clima durante la segunda mitad del siglo XX.

Después proyectaron la evolución temporal del crecimiento de estos bosques bajo diferentes tendencias climáticas, obtenidas en base a escenarios socioeconómicos que estiman las emisiones de gases de efecto invernadero durante el siglo XXI.

Los bosques mediterráneos, vulnerables

Los investigadores coinciden en que los bosques mediterráneos son considerados ecosistemas muy vulnerables frente a impactos del cambio climático como las sequías.

Su respuesta a estos cambios supone un reto importante debido a los múltiples niveles de incertidumbre de los escenarios climáticos pronosticados para el futuro y a las diversas respuestas de estos ecosistemas compuestos por especies de árboles con diferente capacidad de adaptación y plasticidad, entre otros factores.

“Evaluar y definir umbrales de vulnerabilidad al cambio climático fácilmente identificables es fundamental para determinar las medidas de gestión forestal que podrían amortiguar estos efectos, sobre todo en los límites distribución más secos, así como para identificar aquellas poblaciones más tolerantes al cambio climático que sirvan para establecer medidas de conservación” según los investigadores Raúl Sánchez-Salguero y Juan Linares.

El investigador del Instituto Pirenaico de Ecología Julio Camarero, considera “fundamental” evaluar los cambios en los ciclos de carbono, ya que los bosques incorporan grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) mediante la fotosíntesis, quedando almacenada durante décadas en la madera.

“Si, tal como indica este trabajo, los procesos de decaimiento o mortalidad de los bosques tienden a aumentar, este carbono podría ser de nuevo liberado a la atmósfera”, ha señalado.

Los bosques mediterráneos, ecosistemas muy vulnerables frente a impactos del cambio climático como las sequías.

Los bosques mediterráneos, ecosistemas muy vulnerables frente a impactos del cambio climático como las sequías. EFE/Juan Ferreras

Abeto, pino albar y pino negro

Este trabajo analiza el crecimiento anual de tres de las coníferas más importantes en Europa: abeto, pino albar y pino negro en 110 bosques del nordeste de España, situados en el Pirineo y el Sistema Ibérico.

Los autores concluyen que un aumento global de las temperaturas y periodos más secos reducirán el crecimiento y acortarán la estación óptima de crecimiento durante la segunda mitad del siglo XXI, “lo que podría desencadenar fenómenos de decaimiento y aumentar las tasas de mortalidad de los árboles”, según el comunicado.

En opinión de estos científicos, la identificación del momento en el que un bosque crece por debajo de su umbral óptimo de desarrollo puede ayudar a pronosticar y predecir futuros procesos de decaimiento forestal inducidos por el cambio climático. Efeverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies