DESARROLLO SOSTENIBLE

Aumentan las presiones sobre Trudeau para que actúe ante las protestas indígenas

Recurso de archivo a título ilustrativo

Toronto (Canadá), 19 feb (EFE).- La presión aumentó este miércoles para que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, fuerce el fin de los bloqueos indígenas en las vías ferroviarias del país, después de que las compañías ferroviarias anunciaran el despido temporal de centenares de trabajadores.

La empresa Via Rail informó del despido temporal de 1.000 empleados “por la cancelación de los servicios” en gran parte de su red de transporte de pasajeros, como resultado de los bloqueos que protagonizan desde hace casi dos semanas grupos indígenas que protestan contra la construcción de un gasoducto.

Via Rail explicó que desde el pasado 6 de febrero se ha visto obligada a cancelar 530 trenes de pasajeros.

El martes, Canadian National (CN), la compañía de transporte de mercancías y propietaria de la infraestructura ferroviaria, dijo que despedirá temporalmente a 450 empleados también por los bloqueos.

Tan solo la interrupción de la vía al paso de la localidad de Bellville, a unos 200 kilómetros al este de Toronto, por parte de un grupo de indígenas mohawk ha forzado a CN y Via Rail a la suspensión del transporte de mercancías y pasajeros en la mitad oriental de Canadá.

Los mohawk iniciaron el bloqueo a principios de febrero en solidaridad con un grupo de indígenas wet’suwet’en, en la costa del Pacífico de Canadá, que se opone a la construcción en su territorio del gasoducto Coastal GasLink, un proyecto de 670 kilómetros de longitud con una inversión de 6.000 millones de dólares canadienses (4.500 millones de dólares estadounidenses).

Trudeau declaró hoy que el bloqueo de las vías férreas, que afecta al principal corredor del país y está causando decenas de millones de dólares de pérdidas, es “inaceptable”, aunque insistió en que quiere resolver la situación con diálogo y no con la fuerza, como solicita el principal partido de la oposición y algunos de los primeros ministros de provincias afectadas.

Mientras, otro grupo indígena en la provincia de Alberta inicio este miércoles el bloqueo de una vía de tren en la población de Edmonton, a unos 3.400 kilómetros al noroeste de Toronto, en solidaridad con los wet’suwet’en.

Ante el agravamiento de la situación, el primer ministro de Quebec, Francois Legault, solicitó a Trudeau que establezca una “fecha límite” para intervenir.

“Trudeau tiene que poner una fecha límite en los próximos días, no en las próximas semanas porque ahora mismo tenemos empleos en riesgo”, declaró Legault.
Por su parte, el primer ministro de la provincia de Saskatchewan, Scott Moe, criticó con dureza a Trudeau y convocó una reunión urgente con sus homólogos provinciales para discutir la crisis.

“Los primeros ministros provinciales de Canadá tienen la oportunidad de proporcionar liderazgo al solicitar acciones federales concretas para proteger los intereses de nuestras provincias. El Gobierno federal debe actuar para que se respete la ley”, señaló Moe en Twitter. EFE




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com