ATAPUERCA DIETA

Los humanos de Atapuerca complementaban su dieta con perros y gatos

  • Su consumo era raro en Europa, pero en este yacimiento se han hallado 24 restos fósiles que avalan su procesamiento

Los humanos de Atapuerca complementaban su dieta con perros y gatos Investigadoras en la Cueva del Mirador en Atapuerca (Burgos). EFE/IPHES

EFEverde.- Los humanos de Atapuerca comían perros domésticos, gatos salvajes, zorros y tejones entre 7.200 y 3.100 años atrás, según un trabajo que publica la revista "Quaternary International", informa el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes), que participa en las investigaciones.

Estas novedades en la dieta de los habitantes de la Cueva del Mirador de Atapuerca (Burgos) se han podido documentar a partir de la presencia en los restos de estos animales de marcas de corte, evidencias de procesamiento culinario y de mordeduras humanas.

El consumo de estas especies era muy poco frecuente en Europa continental en aquellos tiempos, pero en este yacimiento se han hallado 24 restos fósiles que avalan su procesamiento.

La colaboradora del Iphes, Patricia Martin, es la firmante principal del artículo que publica “Quaternary International” y constata que “los perros fueron desarticulados, descarnados, sus huesos fracturados y, finalmente, hervidos”.

El Mirador fue utilizada como cueva redil, para albergar los rebaños compuestos, fundamentalmente, por ovicaprinos y ganado bovino, que eran la base de la dieta complementada por estos pequeños carnívoros que ha documentado el Iphes.

En algunas islas del Mediterráneo, como Chipre, se documenta el consumo de algunas de estas especies ya en el Neolítico, en cambio, se trata de una práctica muy poco frecuente en la Europa continental.

En el Mirador, el consumo de estos animales se ha observado desde los niveles neolíticos hasta los de Edad del Bronce “de manera puntual, en distintos episodios, pero tiene continuidad temporal”, afirma la investigadora.

Una de las hipótesis relaciona el consumo de perros domésticos en momentos de hambre o escasez, pero tampoco se descarta que esta carne fuera considerada un manjar.

Hueso de perro con marcas de corte realizadas por homínidos en la Cueva del Mirador en Atapuerca.

Hueso de perro con marcas de corte realizadas por homínidos en la Cueva del Mirador en Atapuerca. EFE/IPHES

“En algunas culturas asiáticas o entre los bereberes, se considera la carne de perro como una rica fuente de proteínas o una delicia”, señala Martin, si bien tampoco puede descartarse que “en algunos casos el objetivo fuera obtener y aprovechar la piel”.

En el Mirador, el consumo de gatos salvajes, zorros y tejones es más limitado que el de los perros y se documenta sobre todo en los niveles neolíticos, aunque se hirvieron antes de consumirlos.

Dada la dificultad de cazar carnívoros salvajes y al carácter excepcional de su consumo en dicho yacimiento, se plantea la probabilidad de que estos animales hubieran sido capturados de forma accidental y, posteriormente, ingeridos.

“No obstante, tampoco se puede descartar la opción de que fueran empleados como una fuente extra de alimento en períodos de escasez”, señala Patricia Martin. EFEverde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies