DUNAS MASPALOMAS

Asegurar la vida de las Dunas de Maspalomas es pura política económica, según ecologistas

Asegurar la vida de las Dunas de Maspalomas es pura política económica, según ecologistas

Garantizar la vida de la reserva natural de las Dunas de Maspalomas, cuyas 2,5 hectáreas reciben cada año, en el sur de Gran Canaria, a más de 3 millones de turistas, no debe ser solo una posición ambientalista, sino "pura y dura estrategia economicista", a juicio del colectivo ecologista Turcón.

Así lo ha manifestado hoy a Efe Eugenio Reyes, miembro de Turcón-Ecologistas en Acción, organización que ha organizado una visita guiada para explicar los valores ambientales de la zona y concienciar de la necesidad de preservarlos, para lo que el colectivo propone una serie de acciones “correctoras”.

Reyes ha destacado que es preciso recuperar el ciclo del agua en el barranco de Tirajana, que desemboca en las Dunas de Maspalomas, porque “está encausado y eso impide que los aportes fluviales entren” en ellas y “regeneren los tarajales y los palmerales” del lugar.

Por eso, Turcón-Ecologistas en Acción plantean recuperar los antiguos humedales, que consideran básicos para que el sistema de las Dunas de Maspalomas “se fije, esté estable, la vegetación se recupere, y la fauna y la flora pueda funcionar de alguna forma”.

En el entorno del mismo barranco, los ecologistas plantean también “retrotraer la intervención urbana hasta liberar su cauce” eliminando para ello las vías de acceso que lo atraviesan “y que no van a ninguna parte, que no tienen ningún sentido”.

La tercera acción, “y la más estratégica”, que propone Turcón-Ecologistas en Acción, para salvar “la auténtica mina de oro” de Gran Canaria, sus playas, está relacionada con la dinámica del “ecotono del litoral”.

Eugenio Reyes ha explicado que existen problemas erosivos en la primera línea de costa, por lo que, en su opinión, hacen falta “políticas que permitan la dinámina eólica” que precisa el sistema dunar de Maspalomas.

“Éste es un sistema dunar abierto, en el que entra arena por Playa del Inglés, pero se pierde por la cola, el Faro de Maspalomas, porque la dinámica de vientos está alterada por la edificabilidad, de ahí la necesidad de un plan que garantice la dinámica eólica alterando algunas edificaciones, compensando con otros suelos si hace falta, pero hay que garantizar la vida de las dunas”, ha referido.

El responsable del colectivo ecologista ha subrayado que “si una playa se muere, el turismo deja de ir” al tiempo que ha recalcado que “el gran banco de la economía canaria no son los euros que tiene la gente, sino los granos de oro que son sus playas”. EFE

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies