CANADÁ ASBESTOS

Asbestos (Canadá) cambia su nombre para dejar atrás su tóxico pasado ligado al amianto

Cartel en la entrada de la ciudad de Asbestos, en Quebec (Canadá). EFE/EPA/ANDRE PICHETTE7ARCHIVO

Julio César Rivas.- Una pequeña localidad canadiense señalada durante décadas por su nombre, Asbestos, el nombre en inglés del amianto, un mineral fibroso altamente cancerígeno, se llamará a partir de este martes Val-des-Sources después de que los habitantes del pueblo votasen para eliminar de forma definitiva el tóxico nombre.

El nuevo nombre de Val-des-Sources, que se puede traducir como Valle de las Fuentes, era uno de los cinco posibles nombres entre los que podían elegir los poco más de 7.000 habitantes de la localidad, situada a unos 160 kilómetros al este de Montreal.

Valle de las Fuentes

Las autoridades municipales anunciaron en la noche del lunes que el 51,5 % de los votantes se decantaron por Val-des-Sources como el apelativo con el que a partir de ahora se conocerá a la localidad, fundada a finales del siglo XIX y que tomó su nombre por estar situada en las cercanías de varias minas de amianto, una de ellas, la más grande del mundo.

Una de las cinco propuestas para renombrar la localidad era Phoenix, que defendía su candidatura al explicar que “como la mítica ave, nuestro municipio ha sabido recuperarse de las tribulaciones del pasado para reconstruirse aún más fuerte”.

Y es que el nombre de Asbestos ha marcado durante generaciones a los habitantes de la ciudad desde que en la década de los años 70 del siglo XX se certificó que el amianto, utilizado de forma masiva en el sector de la construcción por sus características de flexibilidad y resistencia a altas temperaturas, provoca graves enfermedades pulmonares, entre ellas cáncer.

Mina de amianto

Vista de roca con una línea de mineral de amianto en un complejo para turistas próximo a la mina Jeffrey en Asbestos, Quebec (Canadá). EFE/Andre Pichette/ARCHIVO

Durante cerca de un siglo, el amianto, y la cercana masiva mina de Jeffrey, hicieron que la localidad convirtiese a Canadá en uno de los mayores exportadores mundiales de este mineral. El amianto de Asbestos era utilizado en múltiples aplicaciones: desde aislamiento en techos hasta tuberías pasando por los polvos de talco.

Pero a pesar de que la toxicidad del amianto es algo conocido desde hace siglos, Canadá se resistió durante décadas a limitar la producción del mineral por la importancia económica que tenía en la provincia de Quebec.

Tanto Chrysotile Institute, una organización financiada por el Gobierno canadiense, como International Chrysotile Association, promovieron desde Canadá de forma agresiva hasta hace menos de una década la extracción, uso y exportación del amianto con el argumento que el mineral se podía utilizar de forma segura.

En un estudio publicado en 2017, Kathleen Ruff, asesora en derechos humanos del Instituto Rideau de Canadá, señaló que “la industria (canadiense) creó un clima de intimidación. Como consecuencia, no han existido en Quebec grupos de defensa de las víctimas de asbestos o haciendo campaña para su prohibición en desafío del sector”.

Ciencia versus presiones industriales

Finalmente, un pequeño grupo de científicos en Quebec “expusieron los falsos argumentos del sector” y finalmente, hace dos años, Canadá prohibió el uso en el país de productos que contienen amianto, con pequeñas excepciones.

Para entonces, el nombre de Asbesto era algo tan tóxico como el producto en sí mismo y la localidad decidió que necesitaba enterrar el pasado para poder mantener su desarrollo económico.

El año pasado, el alcalde de Asbestos, Hugues Grimard, declaró que un funcionario encargado del desarrollo económico de la localidad acudió a una reunión en Estados Unidos.

“Intentó dar su tarjeta de negocios y la gente de hecho ni siquiera quería aceptarla”, declaró Grimard.

“Si queremos seguir el desarrollo económico, no nos queda ninguna opción. La atención de los medios a nuestro pasado nos sigue cada vez que hacemos algo”, añadió.

Una situación totalmente opuesta a la de otra localidad canadiense, Dildo, en la provincia de Terranova y Labrador.

Dildo, en inglés el nombre de un juguete sexual, ganó notoriedad internacional el año pasado cuando fue mencionada por el humorista estadounidense Jimmy Kimmel en uno de sus programas de televisión.

Y a pesar de que el nombre fue el objeto de más de una burla, los 250 habitantes del pueblo no solo no quieren ni oír hablar de cambiar el nombre sino que se ha convertido en un motivo de orgullo hasta el punto que la oficina de turismo de Terranova y Labrador ha creado un lema para ellos: “No hay lugar como Dildo”. EFEverde

 




Secciones: