ASAMBLEA CLIMA

Primera impresión de la Asamblea Ciudadana para el Clima: “Muy motivadora”

asamblea clima ©Asamblea Ciudadana para el Clima

La primera sesión de la Asamblea Ciudadana para el Clima que tuvo lugar el pasado fin de semana en versión telemática ha sido una experiencia “muy motivadora” y “un ejercicio único” en la toma de decisiones para atajar el cambio climático, según han señalado a EFE diversos especialistas participantes en el proceso.

El exdirector de la Organización Internacional del Trabajo en España, Joaquín Nieto, ha calificado de “muy motivadora” y “prometedora” la Asamblea Ciudadana para el Clima que acaba de arrancar en formato ‘online’ y que se alargará hasta el 24 de abril de 2022, con cierta flexibilidad para que se prolongue a fin de que los ciudadanos esbocen las propuestas que plantearán al Gobierno para contener el calentamiento global.

Nieto, que forma parte del grupo de 15 expertos elegidos para participar en la Asamblea, ha subrayado el alto nivel de implicación de las personas seleccionadas por sorteo a partir de una muestra estratificada -es decir, al azar, pero asegurando que haya representatividad territorial, de género, de edad y relativa a factores socioeconómicos- en las primeras charlas del encuentro.

La Asamblea, organizada por la Oficina de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica, arrancó oficialmente el fin de semana del 20 de noviembre, pero, mientras esa sesión se dedicó a solventar y aclarar cuestiones técnicas -para garantizar el correcto funcionamiento del espacio virtual de deliberación-, el sábado 11 y el domingo 12 de diciembre han tenido lugar las primeras conversaciones ciudadanas.

En esta primera sesión, de cinco horas cada día, especialistas y “testigos” del cambio climático se han puesto a disposición de los 100 participantes del proceso deliberativo, divididos en diez salas de diez personas cada una, para acercarles el conocimiento sobre la ciencia del clima y para compartir también con ellos la experiencia de los impactos que ya son más visibles de la mano de migrantes climáticos o de agricultores, entre otros.

Testigos del cambio climático

El biólogo e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Fernando Valladares, quien también forma parte del equipo de expertos, ha matizado que no solo los testigos ofrecían su testimonio sobre los efectos de la crisis climática, sino que los propios ciudadanos comentaron la manera en que les afecta personalmente el calentamiento del planeta: “Por ejemplo, hubo quien explicó la manera en que sus cultivos se habían visto impactados”, ha recordado Valladares.

Para este investigador, la asamblea supone “una oportunidad para la ciudadanía de hacer un cortocircuito al sistema representativo y de pasar a proponer directamente”, aunque ha reconocido por otro lado que “hay cosas que se podrían haber hecho mejor”, como, por ejemplo, la comunicación de los detalles del proceso: “No se ha hecho una campaña organizada y clara de transparencia”, ha lamentado.

Los especialistas se reúnen semanalmente -a diferencia de los participantes, que asisten al proceso una vez al mes- para concretar los temas que se abordarán en las sesiones, en las que tras una exposición de los datos por parte de los expertos y testigos se inicia una ronda de preguntas y de debate, seguida de una reflexión conjunta para cerrar la jornada.

Participación voluntaria pero “con seriedad”

Nieto ha destacado del ambiente de estas primeras sesiones la “seriedad” que ha imperado en el proceso, sorprendido por la puntualidad con la que las personas acuden a su pantalla para conectarse a la reunión por Zoom en la que ocurren los intercambios de opiniones, y ha calificado el ejercicio de “único” y “muy humano”, gracias sobre todo a la diversidad en las personas que participan.

El tamaño reducido de los grupos posibilita que todos tengan ocasión de hablar, ha insistido este experto, quien ha precisado además que en cada sala hay una persona externa, especialista en procesos participativos, encargada de facilitar los debates y de controlar que los turnos de palabra se respeten y se repartan de manera equilibrada.

Tal y como está diseñado el proceso, los ciudadanos que fueron elegidos por sorteo cívico pero que aceptaron formar parte voluntariamente -a cambio de una compensación económica de 650 euros por el tiempo dedicado- se reunirán a lo largo de cinco sesiones: dos de ellas centradas en la información; dos en la deliberación; y una última en la que se elaborarán conjuntamente las propuestas de acción climática en los ámbitos de alimentación, vivienda, energía, movilidad, educación y salud. EFEverde

 

 




Secciones:        
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com