TURISMO ECOLÓGICO

Arribes del Duero, el gran parque ibérico

  • La cigüeña negra es su emblema, ya que se calcula que alberga cerca del 10 por ciento de las parejas de este tipo de aves que existen en España

     

Arribes del Duero, el gran parque ibérico Parque Natural de Arribes del Duero, que comparten España y Portugal. EFE/Barriopedro

Portugal protegió su zona en 1998 y España, en 2002, pero ha sido hace unas pocas semanas, el 9 de junio de 2015, cuando los respectivos parques naturales del Duero (en realidad, uno solo dividido por la frontera) han sido declarados reserva de la biosfera transfronteriza por la UNESCO con el nombre de Meseta Ibérica, junto con otros espacios naturales en ambos países.

La parte española, el Parque Natural de Arribes del Duero, se extiende sobre una superficie de más 106.000 hectáreas en Salamanca y Zamora, mientras que la parte portuguesa, el Parque Natural del Duero Internacional, ocupa algo más de 85.000 hectáreas: entre ambos, suman más de 191.000, por lo que está considerada ya como una de las áreas protegidas más grandes de Europa.

Arribes es un término local utilizado para describir los empinados desniveles que encajonan el paso del Duero y otros ríos de la zona como el Esla o el Águeda, permitiendo así la alternancia de una zona de depresiones y otra de penillanuras; esta singular construcción orográfica, en una zona además muy despoblada, permite la existencia de un microclima mediterráneo en las zonas más bajas y otro continental más característico de la región en las altas, lo que en conjunto propicia un entorno ideal para numerosas especies de fauna y flora salvaje y un escenario perfecto para cualquier aficionado a la observación y fotografía de naturaleza.

Un buen símbolo de este parque es la cigüeña negra, incluida dentro de la lista de especies amenazadas de extinción: se calcula que este espacio natural alberga cerca del 10 por ciento de las parejas de aves de este tipo de cuantas existen en España.

Comparte el espacio con rapaces como el águila real, el halcón peregrino, el alimoche, el buitre leonado o el búho real, entre otras, lo que condujo a declararla Zona de Especial Protección para las Aves o ZEPA en 1990; además, se pueden encontrar muchas otras aves, desde el arrendajo al mirlo, pasando por el zorzal, el alcaudón, el cárabo, la focha o el martín pescador.

Arribes del Duero está considerado como uno de los repositorios más ricos de mamíferos de la península ibérica ya que alberga al menos 45 de las 90 especies detectadas en ella, desde el tejón hasta la nutria, pasando por el lobo, la jineta, el erizo, el lirón careto, la garduña, el jabalí y hasta 14 especies de murciélagos; es también un hábitat ideal, por clima y relieve, para reptiles como la culebra escalera, la salamanquesa o el lagarto ocelado.

Respecto a la flora, en la mayoría de arboledas predominan los robles, aunque hay otros interesantes como el más extenso bosque europeo de almeces en Mieza, con una superficie de más de 250 hectáreas, o el enebral del Águila en Cozcurrita, donde vive una subespecie de este árbol única en Europa.

Arribes Durii, en imagen facilitada por Clubrural. Efe

Arribes Durii, en imagen facilitada por Clubrural. Efe

En la localidad zamorana de Fermoselle, encontramos las casas rurales Arribes Durii que, según su responsable Víctor González Ramos, son “de las primeras que se establecieron en esta zona, que se puede considerar como el corazón del parque puesto que es donde se unen los ríos Duero y Tormes”.

El proyecto arrancó en 1997, “con la rehabilitación de lo que había sido una venta y restaurante cien años atrás y más tarde ampliamos las casas con un hotel rural y la restauración de tres bodegas con siglos de antigüedad…, se puede ver todo el proceso en nuestra Casa del Vino”, a partir de la cual se plantea la participación en diversas actividades de enoturismo.

“Se calcula que por aquí hay centenares de bodegas subterráneas, cerca de un millar, aunque inicialmente estos espacios se construyeron con otros fines”, precisa González Ramos, “pues muchas de ellas fueron excavadas por judíos para ser utilizadas como sinagogas o en temas militares”.

La colaboración y el impulso con las actividades artesanales locales “es una de nuestras principales señas de identidad, ya que hemos establecido importantes sinergias con la agroalimentación local” y, así, se promociona desde la alfarería hasta la elaboración local de cervezas, mermeladas, miel, aceite o quesos.

De la misma forma, las actividades medioambientales “son prioritarias” y no sólo puede disfrutarse de la ornitología sino de diversas actividades relacionadas con el Duero como la navegación en kayak o piragua.

Arribes Durii es uno de los alojamientos incluidos en la web www.clubrural.com, uno de los mayores buscadores de Europa dedicado a la promoción del turismo rural en España.




Secciones:        
Pedro Pablo G. May
Periodista y escritor, con más de treinta y cinco años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies