HAY FESTIVAL COLOMBIA

El argentino Bianchini presenta un libro de crónicas sobre la Antártida

    • Según Bianchini el principal problema para entrar o salir de la Antártida es el fuerte viento que impide que el avión pueda aterrizar o despegar.
    • Recordó que esa fuerza es tal que se paraba de frente con los brazos en cruz, se dejaba caer hacia delante y el viento lo sostenía en un ángulo de “casi 45 grados”.
El argentino Bianchini presenta un libro de crónicas sobre la Antártida El escritor argentino, Federico Bianchini, en Cartagena (Colombia). EFE/Ricardo Maldonado Rozo

Ricardo Maldonado Rozo.- El cronista argentino Federico Bianchini, ganador de la segunda edición de la Beca Michael Jacobs de Crónica Viajera, presentó hoy su libro "Antártida: 25 días encerrado en el hielo", que acerca al lector a un mundo desconocido, durante la última jornada del XII Hay Festival de Cartagena.

Bianchini explicó en un coloquio con el director de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Jaime Abello, y el periodista colombiano Daniel Samper Pizano que la idea inicial no era hacer un libro sino una nota periodística sobre la ciencia en la Antártida, “qué era lo que se estudiaba ahí y por qué”.

“Llegué un viernes en la noche y el sábado vino una persona y me dijo que me tenía que ir el lunes; yo le dije: ‘dos días no me sirven porque esta es la base más científica de la Argentina, donde en el verano hay 80 personas (…) y yo quiero entrevistar a estas 80 personas”, relató Bianchini.

Esa persona le respondió: “Bueno, te tienes que quedar dos meses” porque por las condiciones climáticas los vuelos al continente blanco son restringidos, y entonces Bianchini le dijo: “El lunes estoy preparado para irme”.

Explicó que debido al mal tiempo que reina en la Antártida el lunes en que debía salir el avión no llegó, ni tampoco el siguiente jueves, ni la semana siguiente y de esta manera su tiempo se extendió hasta completar veinticinco días atrapado en el continente de hielo.

“Se fue haciendo una frustración constante de no salir, no salir, no salir”, rememoró.

Según Bianchini el principal problema para entrar o salir de la Antártida es el fuerte viento que impide que el avión pueda aterrizar o despegar.

Recordó que esa fuerza es tal que se paraba de frente con los brazos en cruz, se dejaba caer hacia delante y el viento lo sostenía en un ángulo de “casi 45 grados”.

Ventana a un mundo desconocido

Bianchini dijo que “los libros y en especial los de viajes buscan abrir una ventana para que el lector se asome a mundos desconocidos”.

Antártida: 25 días encerrado en el hielo”, según dijo, “sitúa al lector en uno de los lugares más remotos e inaccesibles de la Tierra y le revela el quehacer rutinario de los escasos habitantes” del continente blanco.

Esto es en verano, porque “en invierno no se puede entrar ni salir, la gente que se queda, se queda un año completo y mucha parte de ese año puede pasar un mes sin que la gente pueda salir de la base”, agregó.

El libro “Antártida: 25 días encerrado en el hielo” fue presentado en Cartagena de Indias después de ganar en enero de 2016 la Beca Michael Jacobs de Crónica Viajera que anualmente otorga la FNPI.

En la presentación, Samper manifestó que para elegir el proyecto ganador de la beca se pide “que se pueda llevar a cabo en la realidad que tenemos, realidad económica, realidad geográfica, realidad de tiempo que tenemos”.

“Examinamos esto y en un momento determinado escogemos uno, nos echamos la bendición y confiamos que terminará bien”, añadió.

Viaje a Los Frailes

Samper explicó que el premio, aparte de una compensación económica que normalmente alcanza para terminar el proyecto del libro, tiene una serie de lo que llamó “circunstancias”, una de ellas consiste en un viaje durante veinte días “a una pequeña casa de campo en España que se llama Los Frailes”.

La pequeña casa, relató Samper, está “muy cerca al sitio donde Jacobs escribió un libro prodigioso qué es ‘La fábrica de la luz’, donde aparecen desde Sarita Montiel hasta el dueño del bar de la esquina”.

Sobre esta parte del premio, Bianchini rememoró que si bien logró cumplir su propósito de terminar de escribir el libro, le fue muy difícil porque “tenía que luchar contra una especie de solidaridad y gran capacidad de anfitrionear de toda la gente del pueblo que no paraba de invitarme (…) a una sucesión de comidas y eventos.

El XII Hay Festival de Cartagena baja el telón con un homenaje al bambuco, un aire musical de los campesinos colombianos, y un coloquio sobre la seducción y los excesos en el fútbol. Efeverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies