ARGENTINA AGRICULTURA

Argentina, preocupada por el impacto de la sequía sobre la producción agrícola

cultivo de soja EFE/Cézaro De Luca

El ministro de Agricultura de Argentina, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, expresó este martes su “preocupación” por el impacto de la falta de lluvias y de la crisis climática sobre la evolución de la zona núcleo del país suramericano, según difundió en un comunicado de su cartera.

El ministro indicó que el Gobierno de Alberto Fernández está “observando con preocupación la evolución de la zona núcleo”, especialmente en lo que respecta al maíz de primera, la soja, y la falta de disponibilidad de forraje o pasto para la ganadería en algunos lugares.

También manifestó la preocupación por la situación de la provincia de Entre Ríos (este), que ha tenido serios problemas con incendios.

Domínguez afirmó que en el último semestre en algunas zonas hubo una disminución de hasta 200 milímetros de precipitaciones, lo que “complicó la situación” de un país que es uno de los principales productores y exportadores mundiales de granos y derivados.

“Estamos en un monitoreo permanente, en contacto con los ministros de las provincias, haciendo una evaluación y un diagnóstico de la situación y del impacto del cambio climático sobre los distintos cultivos”, dijo el ministro.

Domínguez manifestó esta preocupación en una reunión con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, para solicitarle la ampliación del fondo de emergencia para asistir a los productores y a los gobiernos provinciales que estén atravesando problemas por la sequía.

“Con el Jefe de Gabinete hablamos de la necesidad de estar preparados para dar solución a esta situación, ya que vamos a tener un impacto en el sector, del que tendremos una evaluación después de la tercera semana de enero”, explicó Domínguez.

Los ministros coincidieron en poner operativo el fondo de emergencia nacional para asistir y acompañar a los productores en este momento de dificultades, se informó.

“Tormenta perfecta”

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) del 3 de enero advertía que “los cultivos de Argentina están atravesando una tormenta perfecta” porque dos semanas antes el país suramericano “tenía excelentes chances de volver a tener una campaña récord de maíz —superar por primera vez los 56 mt (millones de toneladas)— y acercarse a los 50 mt en soja” y ahora había “nerviosismo en el sector”.

Y el 6 de enero la BCR agregó que “la mala situación climática de Argentina se tensa más” y que “el clima sigue contra Argentina”, porque el enfriamiento del Pacífico repuntó y a la fecha no había lluvias a la vista para la primera quincena de enero. En tanto, la situación se agravó por la presencia de un importante centro de alta presión y preveía que las temperaturas volverían a alcanzar valores extremos.

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com