Áreas protegidas, conservación y potencial para generar riqueza

CONSERVACIÓN LIBRO

Áreas protegidas, conservación y potencial para generar riqueza

Áreas protegidas, conservación y potencial para generar riqueza Foto archivo Muniellos (Asturias).- EFE/J.J. Guillé

El biólogo español Ignacio Jiménez ha trabajado durante décadas en la conservación de especies sobre el terreno para "generar una actividad económica que no esté reñida con el resto de aprovechamientos en las áreas protegidas", planteamiento que defiende en su nuevo libro "Producción de Naturaleza".

“En el imaginario popular, o conservas o produces”, un “mito muy afianzado” ha asegurado en entrevista con Efeverde el autor de “Producción de Naturaleza”, ya que estos conceptos “términos contradictorios”.

Según el biólogo, la clave del éxito está evitar el clásico enfoque de “producción o conservación”, ya que “si enfrentamos animales contra personas” o “empleo contra medio ambiente ya sabemos qué lado es el que va a perder”.
Jiménez se ha referido a su experiencia en Iberá, un vasto humedal en la provincia de Corrientes, al norte de Argentina, donde ha desarrollado un sistema productivo basado en “el espectáculo que supone la observación animales emblemáticos en libertad” como osos hormigueros o jaguares, recientemente reintroducidos gracias a sus esfuerzos.

Íbera

En Iberá el éxito radicó en la construcción de un relato en torno a la fauna autóctona, que ha permitido proyectar Iberá al mundo” generando “orgullo de región” ya que los lugareños “de pronto vivían en un lugar que salía en la prensa y atraía turistas”.

Este relato es “una herramienta muy poderosa que los norteamericanos han sabido explotar como nadie” ya que a pesar de “no poseer catedrales góticas”, han logrado introducir sus parques nacionales y animales emblemáticos como el águila calva en el ideario nacional.

Estas “catedrales naturales” se han convertido en un espectáculo patrio capaz de generar actividad económica, una manera “eficaz” de que la sociedad se apropie de la conservación ya que “conecta las necesidades económicas y simbólicas” de la gente “independientemente de su tendencia ideológica”.

España

En el caso de España, el biólogo ve “un enorme potencial desaprovechado”, ya que el mundo rural ve a la fauna como “un costo impuesto por las administraciones o las directivas europeas”, lo que “muestra la estrechez de miras de los distintos actores”.
Un panorama que según el autor de “Producción de Naturaleza”, no se corresponde con las fortalezas del caso español: “Casi el 30 % del territorio está forma parte de la Red Natura 2000”, lo que sumado a la “recuperación de especies” y al hecho de que cada año “80 millones de turistas” visitan el país, debería ser suficiente para establecer las conexiones que logren “introducir estos espacios en el sistema económico”.
Un volumen de visitantes que “se amontona en las playas y ciudades” mientras un tercio de España “se vacía” con áreas que son “desiertos demográficos inmersos en la melancolía de lo que se termina en vez de utilizar las herramientas a nuestro alcance para revertir la situación”, ha explicado.

Laguna de Gallocanta

Jiménez se ha referido a la laguna de Gallocanta –la mayor laguna de agua salada de Europa que es además un lugar privilegiado para observar grullas-, donde la fauna “debería bastar para generar relatos inclusivos que rompan barreras entre la conservación y la producción”.
Para la población local, “o eres de los que van a ver pájaros o eres pastor”, pero Jiménez ha manifestado que “recuperar la fauna no es involucionar”, si no una oportunidad para “proyectarse al mundo produciendo naturaleza”.

“Al final, de lo que se trata es de que una comarca tenga multiplicidad de usos, sin caer en el absolutismo”, ha argumentado Jiménez, que es consciente del “enorme potencial” de los espacios protegidos españoles para “generar riqueza en torno al avistamiento de especies emblemáticas en los lugares del país que más lo necesitan”. EFEverde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com