DÍA DIFUNTOS

Árboles del recuerdo para sobrellevar la pérdida de un ser querido

Foto cedida por la empresa funeraria Parcesa de ejemplar de árboles producidos por Arbis. EFE

Lourdes Uquillas.- Mantener en la memoria los recuerdos vividos junto a un ser querido fallecido y, de “forma simbólica”, colgarlos de las ramas y las hojas de un árbol que se siembre en una maceta o en el jardín, puede ayudar a sobrellevar el dolor y el duelo de la pérdida.

Ese es el objetivo de la iniciativa ‘Un árbol, un recuerdo’, de la empresa funeraria Parcesa que pone a disposición de quienes se acercan en sus instalaciones para despedir a un ser querido pequeños ejemplares de árboles de diferentes especies producidos por viveros Arbis.

Un árbol, un recuerdo

Foto cedida por la funeraria Parcesa. EFE

Es una iniciativa que “surgió hace diez años” y ha tenido “muy buena acogida”, explica a EFE la directora de Comunicación de Parcesa, Teresa Jiménez, y añade que es como un “acto simbólico desde el punto de vista emocional y también desde el medioambiental”, porque son especies autóctonas.

“Es un formato que cualquier persona se puede llevar y plantar en una maceta en memoria del ser querido que se ha ido”, sostiene Jiménez, en la víspera de la celebración del Día de los Difuntos.

“Hay muchas buenas razones para plantar un árbol. Hoy puede hacerlo para que el recuerdo de nuestros seres queridos permanezca siempre”, reza el mensaje de la caja producida por la empresa Arbis-Especies de Nuestra Tierra.

Son pequeños ejemplares de uno o dos años de especies como el pino piñonero, el fresno, el castaño, el roble “quercus pirenaica”, el madroño, la encina, el alcornoque, el terebinto, el quejigo o el ventisco, que llevan protegida su raíz y empaquetados en cajas de cartón de forma que aguantan bien el traslado.

El cultivo de estos pequeños árboles del recuerdo se realiza en los viveros de Arbis ubicados en en Valle de la Vera, en Cáceres, a los pies de la Sierra de Gredos, más concretamente en Madrigal de la Vera, sitio donde “antiguamente abundaban los cultivos de tabaco”, explica a EFE el director comercial Santiago J. Castillo.

Son especies “propias de la Península Ibérica y algunas también de Europa y algún otro sitio”, y el cultivo puede “rondar entre 100.000 y 200.000 árboles, depende de la temporada. Actualmente tenemos unos 150.000 ejemplares”, de los cuales la mitad son para funerarias de España y Portugal.

Sentimiento de naturaleza

Imagen cedida por la empresa Arbis de una urna funeraria. EFE

Un árbol da un “fuerte sentimiento de naturaleza”, sostiene Castillo, y explica que la idea ha llegado a gustar tanto a algunas personas que la repiten para otro tipo de celebraciones totalmente distintas como bodas, bautizos, aniversarios, comuniones o eventos empresariales.

El cultivo de los árboles favorece la captación de dióxido de carbono para luchar contra el cambio climático. No obstante, es una forma de recordar a los seres que se han ido, y, de forma simbólica, colgar los recuerdos compartidos en sus hojas y sus ramas.

Paradores Nacionales se cuentan también entre los clientes que han optado por un regalo tan natural para sus clientes.

La reproducción de cada especie se hace por medio de la “recogida de semillas”, aunque todo depende de las “lluvias, las heladas o los pájaros que pueden habérselas comido”, dice Castillo.

Explica que en el proceso de germinación de algunos ejemplares puede ser necesaria la ayuda de algún producto para poder potenciarla, como puede ser con los madroños por el tamaño tan pequeño de las semillas.

“Intentamos que sea de lo más natural”, pero al igual que sucede con las personas con los complejos vitamínicos, en ocasiones se necesitan complementos.

Además, a quien quiera que la despedida sea más natural dispone de urnas de madera autóctona hechas en España y 100 % biodegradables.

Las confecciona otra empresa maderera para Arbis que posee explotaciones renovables, con las que se promueve el desarrollo sostenible y la repoblación rural con la creación de puestos de trabajo, según la empresa. EFEverde

 




Secciones: