ÁRBOLES NAVIDAD

Los árboles de navidad, mejor naturales y autóctonos

  • Los técnicos forestales aconsejan trasplantar el árbol al final de las fiestas o llevarlo a un centro de recogida

Los árboles de navidad, mejor naturales y autóctonos Foto de archivo de venta de abetos por estudiantes de la Escuela de Montes de Madrid.EFE/Kiko Huesca

Elegir bien el tamaño y tipo de árbol, darle los cuidados oportunos y decidir convenientemente su destino una vez pasen las fiestas navideñas son consejos tan importantes como el de optar por un ejemplar natural antes que artificial.

En un comunicado, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural recuerda que los abetos artificiales están fabricados de plástico o derivados del petróleo y son muy contaminantes.

Natural y autóctono

Sin embargo, el árbol natural capta CO2 de la atmósfera en su crecimiento, almacena el carbono y devuelve oxígeno, lo que a su vez contribuye a mitigar los efectos del cambio climático.

En cuanto a la elección del tipo de árbol, recomienda optar siempre por especies autóctonas o que ya estén naturalizadas en nuestro país -pinos y abetos- y asegurarse de que ha pasado los correspondientes controles fitosanitarios.

Además, es necesario comprobar que el árbol lleva tiempo plantado en un tiesto, que no ha sido trasplantado recientemente, que proceda de un vivero profesional o de las escuelas universitarias de Ingeniería Forestal y que tenga las acículas bien agarradas, síntoma de una correcta hidratación.

Mantenimiento y reciclaje

En cuanto a su mantenimiento, recomienda no situarlo junto a la calefacción o fuente de calor extremo, permitir que reciba sol y aire directo de las ventanas abiertas, regarlo una o dos veces por semana en ambientes calurosos y secos y apartarlo de lámparas y adornos luminosos.

Una vez finalicen las fiestas, lo mejor es trasplantar el árbol o llevarlo a un centro de recogida municipal, donde los ejemplares más fuertes se plantarán en jardines y parques públicos y los que no sobrevivan serán triturados y convertidos en compost o abono para nuevos árboles.

Una segunda oportunidad

Lo ideal es -explica- conservarlo hasta el año siguiente si se dispone de jardín o terreno exterior en la vivienda, donde el árbol tenga la suficiente tierra y reciba aire, sol y agua de lluvia.

Por último, es conveniente ayudar al crecimiento del árbol con aportes suplementarios de vitaminas y minerales y nunca introducirlo en el medio natural sin un control de la especie de que se trata ni el lugar donde se planta.




Secciones:                
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies