ÁRBOL DE GERNIKA

El Árbol de Gernika se ha secado

  • Cuando se retire,  parte de su tronco se llevará al Museo Vasco, como se ha hecho con sus antecesores.

El Árbol de Gernika se ha secado Fotografía de archivo del Árbol de Gernika. EFE/Alfredo Aldai

EFEverde.- El árbol de Gernika, símbolo de las libertades del pueblo vasco, está "completamente seco" y será sustituido a finales de febrero por un retoño hermano, de su misma estirpe, según ha informado la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Madariaga.

El roble tenía 28 años y fue plantado junto a la Casa de Juntas de Gernika el 15 de febrero de 2005. Los técnicos encargados de su mantenimiento detectaron el verano pasado que se encontraba muy debilitado, por lo que pusieron en marcha una serie de “medidas de choque” para intentar drenar el exceso de agua que estaba recibiendo.

Sin embargo, esas actuaciones no han logrado salvar el roble, de la estirpe del roble viejo.

Aspecto de árbol marchito

El actual ejemplar ofrecía desde hace unos meses el aspecto de un árbol marchito; un informe elaborado en diciembre de 2014 por la Universidad del País Vasco concluyó que tanto las ramas, como el interior del tronco estaban muertos y que “la degeneración de su sistema radical había acabado por impedir la absorción del agua”, de manera que se había producido “la completa desecación” del emblemático roble.

En próximas fechas se retirará el ejemplar seco y se mejorará el hueco donde, antes de que acabe el invierno, se plantará el nuevo retoño, “hermano” del actual, nacido en el año 2000.

Ese relevo posibilitará, según la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, “que el histórico símbolo de las libertades vascas siga vivo y que vuelva a brotar la próxima primavera”.

Cada año, la empresa Basalan, responsable del mantenimiento del árbol de Gernika, recolecta bellotas del roble y planta las mejores en un vivero donde van creciendo los retoños hasta alcanzar las dimensiones aptas para poder ser trasplantados en diversos lugares de los montes de Bizkaia.

De esa manera, “la estirpe del roble viejo continúa” y ese símbolo “perdurará a lo largo de los siglos”, ha comentado Madariaga.

Más espacio

Tras la retirada del árbol actual, parte de su tronco se llevará al Museo Vasco, como se hizo con sus antecesores, y los técnicos desplazarán la ubicación de la maceta hasta la mitad de la parcela, para que cuente con más espacio desde el muro de la Casa de Juntas, y completarán un sistema de evacuación de agua de la lluvia para evitar el “encharcamiento” que ha sufrido el actual.

Otra razón por la que el declive del roble se ha precipitado es que el entorno se ha urbanizado y eso condiciona la tierra del cepellón donde está plantado el árbol, de manera que, según ha explicado la profesora del departamento de Biología Vegetal de la UPV/EHU Miren Duñabeitia, es posible que en el futuro los ejemplares del árbol de Gernika no lleguen a ser centenarios. EFEverde

 

 




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies