El árbol de Entrín Bajo no tiene hojas ni espumillón, ni falta que hace

NAVIDAD RECICLAJE

El árbol de Entrín Bajo no tiene hojas ni espumillón, ni falta que hace

El árbol de Entrín Bajo no tiene hojas ni espumillón, ni falta que hace árbol de Navidad de Entrín Bajo con plásticos.EFE/Juan Antonio Ruiz Pozo

El árbol de Navidad de la plaza principal de Entrín Bajo, un municipio pacense de algo más de medio millar de vecinos, no tiene espumillón, ni guirnaldas; por no tener, no tiene ni hojas ni tronco... pero sí centenares de botellas de plástico y miles de horas de sensibilidad y respeto con la naturaleza

Sus cerca de nueve metros de alto lo convierten en “la joya de la corona” del reciclaje “navideño“, al menos para sus residentes, quienes durante todo el año guardan como “oro en paño” esas botellas y envases que, tras su uso, podrían haber terminado en una bolsa de basura o en un contenedor cualquiera.

En este pueblo de gente comprometida con el medioambiente tampoco hay estructuras metálicas con luces dispuestas en sus calles, pero mucho color, merced también a los envases.

Si otros municipios similares en tamaño y población se gastan, de media, entre 1.500 y 2.000 euros en adornos navideños, incluidas las luces, Entrín Bajo destina unos 200 euros, ha explicado a EFE su alcalde, Eduardo Jiménez.

Actividades 

Ese ahorro se destina a numerosas actividades, muchas de ellas destinadas a los niños, o en invitar “a unos churros con chocolate” a quienes acuden al encendido navideño. Hasta el tradicional “muñeco de nieve” está elaborado con plásticos reciclados, ha recordado.

La iniciativa nació hace unos años entre los niños más pequeños de su Centro de Educación Infantil Y Primaria (CEIP) “Virgen Del Amparo”. La idea saltó de una de sus pequeñas aulas al consistorio.

Los alumnos de Infantil de este centro comenzaron a trabajar en unos primeros adornos navideños, unas bolas para colgar de los árboles y un muñeco de nieve con botellas de plástico que su profesora, Raquel Antúnez, les enseñó.

Tras explicar el proyecto al personal del Ayuntamiento, el alcalde propuso que el proyecto escolar pasase a ser más grande y se extrapolara a las calles de la localidad.

Navidad Reciclada

A día de hoy, ha afirmado Jiménez, la “navidad reciclada” se ha consolidado y la participación de los vecinos es “todo un éxito”. Todos trabajan en ello, unos reúnen los envases, otros les dan forma, otros los enlazan…

Más de 7.000 botellas y otros envases de plástico, según estimaciones de los vecinos, tiene así una segunda vida.
En ello se trabaja tanto antes de Navidad como después porque, aunque buena parte de la decoración se hizo el primer año, es necesario “perfeccionar los adornos ya elaborados y arreglar aquellos que han sufrido algún tipo de deterioro por la lluvia o el viento”.

Por ello, su alcalde remarca que la importancia del reciclaje y de cuidar el medio ambiente no está reñida con fechas, como las navideñas, en las que el consumo aumenta en muchos sentidos.
Una actitud que se contrapone con otras “muy negativas”, como la tala de árboles y el arranque de plantas o ramas para decorar la Navidad. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com