CAMBIO CLIMÁTICO

Aquae Papers #8 señala medidas para reducir el riesgo de inundaciones y sequías en ciudades del Mediterráneo

Aquae Papers #8 señala medidas para reducir el riesgo de inundaciones y sequías en ciudades del Mediterráneo Imagen facilitada por la Fundación Aquae de la presentación de 'Aquae Papers #8' en Alicante. EFE

Parques inundables, restauración fluvial, depósitos pluviales y la propia adaptación del diseño urbano a extremos atmosféricos como inundaciones y sequías son algunas de las medidas que deberán tomar las ciudades españolas ubicadas en las costas mediterráneas para afrontar los problemas derivados del cambio climático, de acuerdo con el estudio publicado en Aquae Papers #8.

De hecho, municipios como Barcelona, Valencia, Málaga, Marbella o Calviá ya han puesto en marcha algunas medidas como el diseño de planes locales de adaptación al cambio climático, según esta publicación científica impulsada por la Fundación Aquae y presentada en Alicante según el comunicado remitido por esta entidad.

El País Vasco “es una de las regiones que más impulsa este tipo de acciones” a partir del manual de planeamiento urbanístico que desarrolló en 2012″ instando a las corporaciones municipales a poner en marcha medidas concretas que ya se han puesto en marcha en diversas localidades como Bilbao, Tolosa, Fuenterrabía o Durango, según ha explicado el presidente de la Asociación de Geógrafos de España, Jorge Olcina, durante la presentación.

Acciones de este tipo son necesarias para “aumentar la resiliencia de las ciudades del área mediterránea española frente al cambio climático, debido a su elevada vulnerabilidad y exposición a inundaciones y sequías”, ha insistido Olcina.

Retos y medidas

Entre los retos que deben afrontar estas localidades en su planificación urbana figura la necesidad de garantizar diferentes fuentes de abastecimiento incluyendo las tradicionales -superficiales y subterráneas- y las no convencionales -depuración y desalación-, pero también la eficiencia en las redes para reducir pérdidas o la creación de redes alternativas de distribución de agua depurada.

Monitorización continua, impulso de sistemas terciarios y cuaternarios de depuración, construcción de depósitos de distribución dimensionados para cuestiones de escasez, planes municipales de emergencia ante sequías, sistemas tarifarios que penalicen el exceso de consumo y sensibilización social continua de los beneficios del ahorro del agua son otros desafíos señalados por este número de Aquae Papers.

La publicación señala, como ejemplo del uso de aguas pluviales, el parque inundable La Marjal ubicado en la localidad alicantina de San Juan, una “obra pionera en Europa” por sus características, promovida por Aguas de Alicante y el Ayuntamiento de esta localidad, que fue inaugurada en 2015 y es capaz de retener hasta 45.000 metros cúbicos en caso de lluvia de alta intensidad para derivar después el caudal a la red de drenaje o a la depuradora para su reutilización.

La promoción de estanques y humedales artificiales se presenta, en este caso, como una iniciativa eficaz porque “además de tener un uso recreativo ayudan a impedir las altas temperaturas ya que las masas de agua actúan como amortiguador térmico”.

El texto también indica ejemplos de buenas prácticas en otros países incluyendo las ciudades de Berlín (Alemania), Rotterdam (Holanda) o Nueva York (EE.UU.).

 

 

 




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies