CRISIS CLIMÁTICA

Aprobada la estrategia del Gobierno para descarbonizar el país en 2050

El déficit de agua se agrava en España, aunque la situación no es límite EFE/MORELL/ARCHIVO

El Gobierno ha aprobado la Estrategia a Largo Plazo para una Economía Española Moderna, Competitiva y Climáticamente Neutra (ELP) que marcará “la senda” para lograr la neutralidad climática no más tarde de 2050, con una apuesta por la economía verde y el empleo sostenible.

La Estrategia de descarbonización a largo plazo aprobada hoy por el Consejo de Ministros responde a los compromisos climáticos de España como Estado de la Unión Europea y a los objetivos del Acuerdo de París, permitirá  reducir el 90 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en 2050 en este país con respecto a 1990. El 10 % restante será absorbido por los sumideros de carbono hasta alcanzarse la neutralidad climática.

En ese marco, se reducirán las emisiones de CO2 desde 334 millones de toneladas equivalentes (MtCO2eq) emitidas en 2018 a un máximo de 29 MtCO2eq emitidas en 2050. El 10% restante será absorbido por los sumideros de carbono, que captarán unas 37 MtCO2eq a mediados de siglo, según el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), en una nota de prensa.

El capital natural, protagonista de esta Estrategia por su contribución a la absorción de CO2 de la atmósfera, se reforzará mediante la reforestación de 20.000 hectáreas al año (2020-2050), por el aumento del 4 % de la superficie de tierras forestales y mejora de la gestión forestal y la restauración de 50.000 hectáreas de humedales hasta 2050.

De acuerdo a esta estrategia, en 2050 el sistema energético en el país estará basado fundamentalmente en energías renovables, representando un 97 % en el consumo final. Para esa fecha se estima que España pasará de importar el 73 % de la energía consumida en 2018 al 13 %, con un ahorro acumulado en importaciones de combustibles fósiles entre 2021 y 2050 de aproximadamente 344.000 millones de euros.

Se trata de un documento “estratégico” que muestra las múltiples oportunidades para la creación de empleo y el crecimiento económico y servirá de “guía” para orientar las inversiones en los próximos años, con vistas a apuntalar el compromiso del Gobierno con el cambio de modelo hacia una economía verde, según el Miteco.

La ELP completa el Marco de Energía y Clima del Gobierno junto al Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, la Estrategia de Transición Justa, la Estrategia de Pobreza Energética, el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático y, en especial, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (2021-2030).

Según el Miteco, el documento es coherente con la senda iniciada por el PNIEC, para lograr los objetivos de reducción de emisiones del Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, con una senda general a tener en cuenta, mientras que cada década se irá definiendo el rumbo de manera detallada, a través de los distintos PNIEC, que se elaborarán cada diez años y se actualizarán cada cinco.

La ELP favorecerá la conservación de la biodiversidad y generará efectos positivos en la salud y en la calidad de vida al reducir contaminantes atmosféricos como el dióxido de azufre (SO2) en un 55 %; los óxidos nitrosos (NOX) en un 38 % y las partículas finas PM2.5, en un 36 %.

Enfoque de igualdad y transición justa

Además, sitúa a la ciudadanía en el centro, con especial atención a los colectivos vulnerables, así como a los habitantes de zonas en Transición Justa, para generar oportunidades de empleo sostenible, especialmente en el entorno rural.

El documento integra una perspectiva de género con enfoque de igualdad, e identifica las oportunidades para la descarbonización de los diferentes sectores económicos, expuestos en las próximas década a un proceso de cambio tecnológico y la penetración de energías renovables, con importantes oportunidades en toda la cadena de valor industrial.

El consumo de energía primaria se reducirá en torno a un 50 % hasta 2050, y el PIB producido por unidad de consumo final de energía se multiplicará por 2,5 entre 2017 y 2050.

El sector eléctrico será 100 % renovable antes de mitad de siglo, y la contribución de las renovables al transporte y a la movilidad será del 79 %, llegando al 97 % en el sector de calor y frío.

La movilidad y el transporte reducirán sus emisiones cerca del 98 % respecto a valores actuales; la industria más de un 90 %, el sector agropecuario y residuos en un 60 % y la edificación será neutra en 2050.

El consumo de energía primaria se reducirá un 40 % por la eficiencia energética, cambio de hábitos y la economía circular, con una reducción de más del 30 % en el consumo de energía final.

Las medidas tendrán impacto en el empleo, que aumentará un 1,6 % en 2050 -respecto a un escenario que no las tuviera en cuenta-, con la generación de unos 300.000 empleos netos al año.

Entre 2031-2050 se estima además que las inversiones totales acumuladas alcanzarán 500.000 millones de euros, de los cuales 300.000 estarán ligados a esta Estrategia.

Esta cifra se sumaría a los 250.000 millones de euros que movilizará la ejecución del PNIEC desde 2021 hasta 2030.

La agricultura también avanzará hacia la neutralidad, y aunque, por sus características, la descarbonización es limitada, reducirá sus emisiones por la mejor gestión de cultivos, fertilizantes y estiércoles; la producción de biogás; y la conservación de suelos, entre otras medidas. EFEVerde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com