CEMENTERIO ABEJAS

Roques Blanques, el primer cementerio español en tener un apiario didáctico

Imagen facilitada por el cementerio de Roques Blanques (Barcelona). EFE

El camposanto de Roques Blanques, situado en la localidad de El Papiol (Barcelona), se ha convertido en el primer cementerio español en acoger un apiario didáctico para fomentar la protección de las abejas.

El cementerio, ubicado en el Parque Natural de la Sierra de Collserola, ha puesto en marcha un proyecto pedagógico pionero para concienciar sobre el papel clave de estos insectos en el ecosistema y sobre la biodiversidad.

Imagen facilitada por el cementerio de Roques Blanques (Barcelona). EFE

Apiario en el cementerio

El cementerio, propiedad del Consell Comarcal del Baix Llobregat y gestionado por Altima, ha colocado un apiario, que incluye un colmenar para observar y cuidar de estos insectos junto a un jardín con varias plantas melíferas autóctonas de Collserola -lavanda, romero, tomillo, sálvia-.

El objetivo, según los responsables del cementerio, es contribuir a la protección de estos polinizadores y acercar las abejas a la sociedad a través de paneles informativos y visitas guiadas al espacio.

 

El director general de Cementerios de Altima, Joan Ventura, ha destacado que “Roques Blanques es un nuevo concepto de cementerio, muy diferente a los que estamos acostumbrados a ver. Desde que se puso en marcha, en 1984, siempre hemos tenido muy presente que nos encontramos en un entorno natural privilegiado, que hay que preservar y promover”.

Imagen facilitada por el cementerio de Roques Blanques (Barcelona). EFE

“En este sentido, con este proyecto apícola, no sólo ayudamos a la supervivencia de las abejas, sino que a la vez reforzamos nuestra apuesta por un cementerio sostenible y lleno de vida“, ha añadido Ventura.

Mantener los ecosistemas mediterráneos

Sobre el nuevo apiario didáctico, el jefe del servicio de Medio Natural y Territorio del Consorcio del Parque de Collserola, Joan Vilamú, ha puesto de relieve la gran importancia de estos insectos para mantener los ecosistemas mediterráneos, como es el caso de Collserola.

“A raíz de la proximidad a grandes núcleos urbanos e industriales, Collserola es un parque muy amenazado por la acción del hombre, la contaminación o el cambio climático, entre otros factores. Las consecuencias de ello perjudican directamente diversas especies vegetales y animales, como las abejas, cuya población ha descendido considerablemente en los últimos años”, ha añadido Vilamú.

La gestión del nuevo apiario de Roques Blanques se hace bajo los criterios de una apicultura artesanal, sostenible y ecológica, basada en el respeto por las abejas y su ritmo biológico, sin objetivos productivos ni estrés.

Imagen facilitada por el cementerio de Roques Blanques (Barcelona). EFE

“Fomentamos una apicultura cuidadosa y sensible, respetando en todo momento la fauna y flora autóctonas, acercando a la sociedad el mágico y maravilloso mundo de las abejas. Creemos que la educación es la herramienta principal para hacer crecer la conciencia social, promoviendo el aprecio por los entornos naturales”, ha resumido Eric Barbero, apicultor del parque y fundador de Melvida, encargada de supervisar el apiario de Roques Blanques. EFEverde

 

Te puede interesar:

Las vecinas más golosas de Nueva York




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com