BOTÁNICA INFORMACIÓN

Anthos, el tesoro digital de la botánica española cumple 15 años

  • Incluye en total más de dos millones de registros.

Anthos, el tesoro digital de la botánica española cumple 15 años Hibiscus palustris. Fotografía del investigador Carlos Aedo del Real Jardín Botánico.

EFEverde.- El Sistema de Información de las Plantas de España (Anthos) contiene más de 2 millones de datos y 35.000 imágenes, un tesoro botánico único que cumple 15 años y en el que queda por incorporar en torno a otro millón de registros.

Frente a la fauna, la botánica tiene la complejidad añadida de que las más de 7.000 especies con flores del país llevan asociados 150.000 nombres comunes, explican a EFEverde el director científico del proyecto, Carlos Aedo, y su coordinador, Leopoldo Medina, ambos del Real Jardín Botánico (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC).

La flora española es la más rica y diversa de Europa, pero algunas especies se encuentran en riesgo de desaparecer, fundamentalmente, debido a la destrucción de hábitats por la mano del hombre.

La base de datos Anthos, pública y gratuita, responde a las necesidades y peticiones de información de administraciones, empresas, centros docentes y aficionados a la naturaleza.

Financiación

Al contrario de cuando arrancó en el año 2000, el proyecto afronta hoy problemas de financiación y este año sólo ha recibido 22.000 euros, explican los dos investigadores, que admiten también la dificultad de competir con proyectos de conservación de especies emblemáticas como el lince, urogallo u oso pardo.

De ser competitivos a nivel internacional y ser líderes, señalan los dos biólogos, en la actualidad hay muchos trabajos de innovación tecnológica que han quedado pendientes.

Anthos (flor en griego) cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el apoyo científico del grupo de investigación del proyecto Flora Ibérica y del propio Real Jardín Botánico.

“No aspiramos a competir con el lince ibérico, pero sí es verdad que las plantas vasculares (paisaje vegetal y alimento esencial para la fauna), son primordiales para conocer muchos aspectos de ciencia básica. Es un pilar sobre lo que gira todo lo demás”, subraya Aedo, experto en taxonomía de plantas vasculares de Europa y del Mediterráneo.

En el mismo sentido, Medina resalta que son “productores primarios de información”, en la que se apoyan otras muchas disciplinas.

Consultas

El sistema de información permite realizar consultas sobre familias, géneros, nombres vernáculos (vulgares), búsquedas geográficas, datos climáticos, geológicos y mapas de distribución etcétera.

La mayoría de los datos están en cuadrículas de diez por diez kilómetros y una parte más pequeña en cuadrículas de uno por uno.

Polygala Balansae. Fotografía del investigador Carlos Aedo del Real Jardín Botánico, director del proyecto Anthos

Polygala Balansae. Fotografía del investigador Carlos Aedo del Real Jardín Botánico, director del proyecto Anthos

Todo ello se acompaña de láminas, dibujos y fotografías, un material gráfico que no se ha podido incrementar como sería deseable en los últimos años por falta de presupuesto.

El proyecto incluye un módulo bautizado Phyteia donde se puede consultar el grado de protección de las plantas vasculares a nivel europeo, español y autonómico, junto a las listas y libros rojos.

Phyteia (planta en griego) también pone orden en el  de información que generan las comunidades autónomas, porque una misma planta no sólo es denominada de distinta forma en función de la región sino que también puede recibir distintos niveles de protección.

“Nuestro sistema lo que hace es ver todo esto con una perspectiva general, uniforme y equilibrada”, explican.

Más de 2 millones de referencias

Después de quince años de “teclear un dato tras otro”, en total más de dos millones de registros, queda por incorporar, al menos, un millón más, explica Aedo, que matiza que el sistema sólo incluye lo que está publicado en la literatura científica y observaciones que van recibiendo desde distintas fuentes.

Sólo los aficionados a la naturaleza envían entre 4.000 y 5.000 observaciones anuales, que luego hay que evaluar una a una, aunque no todas se pueden. Sí se comprueban todos los errores de los que son advertidos.

A pesar de que hoy todo está digitalizado, el equipo continúa utilizando los herbarios para conservar las plantas en seco, un método de trabajo que tiene la ventaja de poder hacer la comparación. EFEverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies