OLA DE FRÍO

El anticiclón dejará temperaturas aún muy bajas en esta ola de frío histórica

Calle Arturo Soria (Madrid) tras el paso de Filomena. EFE/ Chema Moya

La situación anticiclónica que predomina en la Península seguirá dejando cielos despejados y viento en calma y favorecerá las bajas temperaturas que se han “instalado” desde el inicio de esta ola de frío, que ha marcado récord de mínimas en décadas y que hoy todavía ha dejado casi 20 grados bajo cero.

El frío sigue siendo la tónica de esta jornada, con registros récord de valores mínimos y, aunque hoy han sido menos acusados que ayer martes, aún se han registrando mínimas en el denominado “triángulo del frío, entre Molina de Aragón, Calamocha y Teruel, con -19,9, -18.0 y -15,4 grados, respectivamente, a las que se han unido Santa Eulalia del Campo con -17,8 y Bello -que ayer marcaba el récord- con -17,3. 

Esta situación irá remitiendo en los próximos días con un paulatino ascenso de temperaturas que permitirá la desaparición de la nieve que sigue acumulada en el suelo, muros y cornisas y que en algunos lugares se ha convertido en verdaderas pistas de hielo gracias al frío extremo y las heladas.

No obstante, las temperaturas todavía son extraordinariamente bajas, sobre todo en buena parte de la franja central peninsular, donde se han registrado entre 7 y 17 grados por debajo de valores habituales para estas fechas, que suelen ser las más frías del año, según el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. 

En aquellas zonas donde persista la nieve se seguirán registrando temperaturas muy bajas, en especial en el centro, y más concretamente en el sur de Castilla y León, sur y este de la Comunidad de Madrid y puntos de la provincia de Toledo, donde se puede bajar de los 10 grados bajo cero en la madrugada del miércoles al jueves. 

El ambiente será muy frío en el interior oriental peninsular, especialmente en el este de Castilla y León, en el entorno de la Ibérica zaragozana y en los páramos de Teruel y Guadalajara, donde se podría bajar incluso de los 15 grados bajo cero, insiste Del Campo.

Y de ello dan fe los vecinos de la comarca del Señorío de Molina (Guadalajara), donde en los últimos días se han registrado mínimas de -25 grados, y, aunque el frío no les asusta, reconocen que ni los más mayores de la zona recuerdan una nevada como la que descargó la borrasca Filomena. 

La nieve en esta zona colindante con Teruel es habitual, pero el nivel alcanzado de más del triple del usual y el hielo producto de las bajas temperaturas ha convertido esta situación en excepcional.

No obstante, ello no ha impedido al panadero de Orea (Guadalajara), Andrés Montaldo, dejar el pan en los municipios donde lo vende, a pesar de haber tardado hasta tres horas en tramos que hace normalmente en 35 minutos.

Apunta que a algunos sitios ha logrado llegar con la ayuda de agentes de la Guardia Civil, porque los quitanieves no han aparecido por la zona, una situación que complica la vida para muchos vecinos mayores a los que se les ha repartido comida en sus casas ante la imposibilidad de llegada de los camiones de reparto. 

En Milmarcos (Guadalajara), que ha estado el domingo y el lunes incomunicado, Minerva Embuena, propietaria de la única tienda de la localidad y de la zona, señala que no ha cerrado ningún día y pretendía llegar este miércoles a Calatayud (Zaragoza) y Molina de Aragón para comprar productos de primera necesidad. 

Minerva Embuena reconoce que están acostumbrados a la nieve en Milmarcos, pero en espesores de 10 o 20 centímetros, tres veces menor al descargado por Filomena, situación que se ha agravado por las temperaturas extremadamente frías de la noche y madrugada que han llegado hasta los -17 grados.  

Señala esta vecina que aunque todos los años se preparan para las inclemencias del invierno, en esta ocasión ni las cadenas en los neumáticos del vehículo les permitió moverse del pueblo y tampoco ayudaron las palas y la sal que como cada año reparte el Ayuntamiento para la nieve.

La mujer calcula que el hielo tardará una semana en desaparecer, algo en lo que coincide Elena Martínez, de Alcoroches, quien explica que son los vecinos con sus tractores los que están retirando la nieve acumulada de las calles de la localidad.

En Bello (Teruel), donde el martes se batía el registro de mínimas, este miércoles se han registrado -17,3 grados, ocho más que ayer.

En esta localidad turolense, Danae Bazán, propietaria del Antiguo Horno, relata que en esta ocasión las quitanieves limpiaron la nieve el fin de semana, por lo que la situación ha sido más benévola que tras el paso de la borrasca Gloria y les ha permitido intensificar el reparto a domicilio. 

En esta jornada también en la Comunidad de Madrid se han vuelto a registrar valores muy bajos, con -12,2 grados en el aeropuerto de Alfonso Suárez-Madrid Barajas, que están dificultando las operaciones en el aeródromo, o en el parque del Retiro, donde los termómetros marcaron -7,1 grados.

Según Del Campo, con la situación anticiclónica las temperaturas máximas cambiarán poco el jueves, aunque se inicia un ligero ascenso, más acusado en las mínimas en la mitad sur peninsular.

 Este miércoles las máximas han registrado un ascenso, pero las heladas nocturnas continuarán registrándose esta próxima madrugada en gran parte de la Península, salvo en la cuenca del Ebro, por el cierzo, que impide que se generen, y tampoco en el sureste peninsular.  

Mañana, al igual que este miércoles, Aragón y Castilla-La Mancha continuarán con valores muy bajos que les pone también el jueves en aviso rojo por temperaturas de hasta 15 grados bajo cero, y naranja en Castilla y León y Comunidad de Madrid con valores de hasta 10 grados bajo cero. 

Con toda esta situación, el viernes se registrarán temperaturas entre 3 y 5 grados por encima de las actuales y “más acordes a nuestro clima,” que permitirán dar por finalizado este episodio de frío, asegura Del Campo. EFEverde




Secciones:            
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com