CIENCIA BIODIVERSIDAD

Las zonas con ambientes extremos favorecen las nuevas especies

La silueta de una garza en el humedal Wakodahatchee, Florida, (EEUU). Una garza en el humedal Wakodahatchee, Florida, (EEUU). EFE/RHONA WISE/ARCHIVO

Las zonas y regiones del planeta con ambientes extremos favorecen la evolución de nuevas especies y merecen los mismos esfuerzos de conservación que las zonas tropicales, donde ya existe más variedad, dijo a Efe el investigador Gustavo Bravo, del Museo de Zoología Comparativa de la Universidad de Harvard (EE.UU.).

“Lo que buscamos fue generar una hipótesis de su historia evolutiva con un árbol genealógico que nos muestra quién está emparentado con quién, y cuándo se generó la especie”, explicó Bravo.

Nuevas especies

Bravo y el profesor Michael Harvey, de la Universidad de Texas en El Paso, encabezaron un estudio, publicado este jueves en la revista Science, en colaboración con científicos y decenas de museos de historia natural de América Latina y Norteamérica, que analizaron 2.400 genes aislados de 1.287 especies de paseriformes suboscinos, conocidos comúnmente como pájaros cantores.

“Hay unas 10.000 especies de aves en el mundo y el 65 % de ellas hacen parte de este grupo”, señaló el científico colombiano.

“Un aspecto novedoso de este esfuerzo exhaustivo con colegas de todo el hemisferio fue que por primera vez generamos la filogenia para el 99 % de estas especies conocidas -añadió-. Usamos el árbol para ver las diferencias y qué tan rápido se generan las especies, en cuáles regiones”.

Los investigadores encontraron que, al contrario de las expectativas comunes, ocurren tasas más altas y constantes de especiación en los linajes de aves de las regiones con baja diversidad de especies y con climas fríos, secos e inestables.

“Cuando uno piensa en la Amazonia, por ejemplo, uno esperaría que allí es donde se generan más especies y que en zonas desérticas o como las sabanas, se generan menos especies”, dijo Bravo.

Condiciones climáticas y extinción de especies

“Curiosamente -agregó-, encontramos lo opuesto: las especies se generan más rápido en zonas con menor diversidad de aves”.

La explicación a la que llegaron los investigadores es que las zonas de la tierra con las condiciones climáticas más extremas son más dinámicas, con cambios más severos, lo que hace que las especies sean más susceptibles a la extinción, de modo que en esas regiones se suceden más rápido la extinción y la especiación.

La diversidad mayor que se encuentra en regiones como la Amazonia es resultado de un proceso más estable por períodos más largos, es decir, hay más especies que se han generado durante más tiempo.

Las regiones con tasas más altas de diversidad se han formado por una acumulación gradual de especies que se trasladan a las áreas tropicales desde regiones con ambientes más extremos, donde la tasa de especiación es más rápida.

“Esto nos lleva a una consideración adicional”, dijo Bravo. “Cuando se piensa en la conservación de áreas de diversidad biológica, comúnmente se piensa en la Amazonía o los bosques húmedos; pero las zonas más desérticas, que tal vez no tengan tanta variedad de especies pero están amenazadas, por ejemplo por la extensión de la agricultura, hay que mantenerlas porque contribuyen a los procesos que sustentan la diversidad”.

Bravo, graduado de la Universidad de Los Andes en Bogotá, destacó otro aspecto importante de esta investigación: la colaboración y el liderazgo de científicos e instituciones de todo el continente, incluidos Colombia, Venezuela, Brasil y Uruguay.

“Esto es valioso porque habitualmente se difunde información sobre las investigaciones científicas y los avances en América del Norte o en Europa, pero trabajos como este muestran la capacidad y la colaboración de los investigadores latinoamericanos”, dijo. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com