BIODIVERSIDAD ANIMALES

La “desconocida” almeja de río lucha por evitar su extinción en España

  • La recolección de entre 1 y 5 ejemplares de esta especie está penada con 39.167,97 euros.

La El ex consejero aragonés Alfredo Boné sostiene un ejemplar de almeja de rio. EFE/Javier Cebollada

La "Margaritifera auricularia" o almeja de río, que cuenta apenas con 6000 ejemplares en España, ha mejorado sus perspectivas de supervivencia aunque continúa en peligro de extinción, según ha afirmado a EFE Manuel Alcántara de la Fuente,jefe de servicio de biodiversidad del Gobierno de Aragón.

Estos bivalvos de agua dulce, conocidos popularmente como “margaritonas”, se concentran en el entorno del río Ebro y en especial en el Canal Imperial de Aragón y,si bien Alcántara ha reconocido que “no es posible dar una cifra exacta de individuos”, apunta a que “una de las subpoblaciones muestra importantes síntomas de rejuvenecimiento” gracias a lo cual “ha comenzado a superar el factor de extinción principal”.

Ese factor es la dificultad para su reproducción ya que, “si hay algo que les diferencia del resto de moluscos y especialmente de las almejas de mar”, es la “estrategia vital frágil y muy peculiar” que desarrollan, según ha explicado a EFE Rafael Araujo Armero, experto del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC)

Y es que, tras la fecundación, este bivalvo del grupo de las náyades o unionoides, expulsa sus larvas que necesitan adherirse en las branquias de un pez “hospedador” que no puede ser cualquiera: actualmente emplea sobre todo los de la familia de los salmónidos (salmón o trucha).

Cuando alcanzan el tamaño suficiente para vivir por su cuenta se desprenden y viven en el fondo de los ríos donde pueden llegar a alcanzar hasta 30 centímetros, aunque “en España lo habitual es llegar hasta los 20” según Araujo.

Una vez en su hábitat, generalmente no suelen abandonarlo ya que se trata de animales éxiles, que no se desplazan mucho, y allí viven hasta veinte años alimentándose, por filtración, de algas verdes, cianobacterias y microorganismos, entre otros “platos” de su dieta.

Además de sus problemas reproductores, las almejas de río se enfrentan a la competencia de “las especies invasoras” como la almeja asiática o el mejillón cebra, la destrucción del hábitat por contaminación o por sucesos naturales como la desecación o las riadas y a las modificaciones artificiales de los ríos, entre otros riesgos.

MargaritiferaAuricularia. EFE/Ignacio de Castro

Principales datos sobre la Margaritifera Auricularia. EFE/ Ignacio de Castro Sanz

Desarrollo de la especie 

Esta náyade, que colonizó las cuencas de los ríos de Europa Occidental en la época de los dinosaurios y que hasta el siglo XIX podía encontrarse en diversos puntos de Europa y el norte de África, está considerada hoy día como una de las más amenazadas del planeta y sólo se la encuentra ya en España y Francia, aunque en el país vecino se estima que existen poblaciones de más de 20.000 ejemplares en los cursos de agua que desembocan en el Atlántico.

Su declive poblacional coincide, según Alcántara, con la construcción de presas durante el siglo XX, lo que impidió a partir de entonces la migración del que era su principal pez hospedador en aquella época: el esturión común.

Fue el primer invertebrado que entró en el Catálogo Español de Especies Amenazadas en el curso 1997/1998, “pero de los diez tipos de moluscos del río existentes prácticamente todos están en peligro de extinción”, lamenta Araujo.

Comercialización y sanciones

Pese a que su comercialización está prohibida, “se ha utilizado tradicionalmente para obtener nácar con el cual adornar cuchillos y navajas”, recuerda Alcántara.

En 2002 la administración aragonesa elaboró un estudio para fijar las multas por la recogida ilegal de las “margaritonas” y aplicarlas en los expedientes sancionadores: una recolección de entre 1 y 5 ejemplares está penada con 39.167,97 euros.

En la actualidad, existen planes de recuperación con acciones concretas para tratar de salvar el futuro de la especie, a través de la cría en cautividad que está en marcha desde hace más de diez años, la protección específica de individuos adultos y el incremento de estudios sobre su biología y su adaptación ecológica. EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies