PALEONTOLOGÍA CRETÁCEO

Allodaposuchus palustris, el cocodrilo catalán del Cretáceo

  • Descubierto en Barcelona un cocodrilo de 70 millones de años que pertenece al mismo género de los cocodrilos actuales.

Allodaposuchus palustris, el cocodrilo catalán del Cretáceo Los restos del Cretáceo encontrados en los yacimientos de Fumanya (Berguedà, Barcelona)

El Allodaposuchus palustris, una especie de cocodrilo del mismo género de caimanes y aligátores actuales descubierta por investigadores españoles, vivió hace unos 70 millones de años en lagunas salobres situadas en lo que hoy es la provincia de Barcelona.

Los restos del Cretáceo encontrados en los yacimientos de Fumanya (Berguedà, Barcelona) han permitido identificar a esta especie, que vivía junto a dinosaurios en el área de los Pirineos, una zona que hace entre 72 y 66 millones de años era de relieve muy suave, estaba surcada por numerosos ríos y tenía marismas dulces y saladas.

El hallazgo, liderado por el investigador Álex Blanco del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), ha sido publicado en el último número de la revista científica PLOS One.

palustrisAlgunos restos de la nueva especie de cocodrilo encontrada en Fumanya (Barcelona). Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP)

A partir de restos de cráneo y de esqueleto postcraneal del cocodrilo, los investigadores han descubierto que el género de los Allodaposuchus, endémico de Europa, no es tan primitivo como se pensaba.

Según los científicos, este género se sitúa dentro de los Crocodylia, donde se incluyen todas las especies actuales de cocodrilos, caimanes, aligátores y gaviales, y se aleja del grupo basal de los Hylaeochampsidae donde se había clasificado hasta ahora.

El hallazgo sugiere que las distintas especies de Allodaposuchus se originaron en el dominio íbero-armoricano, una isla situada en el suroeste de europa formada por la actual Península Ibérica y Francia hace unos 80 millones de años y que luego se dispersó por los restos del archipiélago europeo dando lugar a distintas especies.

A diferencia del A. precedens -hallado en Rumanía- y del A. subjuniperus -de Aragón-, que habitaban en ambientes fluviales, el A. palustris vivía en un hábitat de marismas de agua salada.

“Esta zona de marismas era un mosaico de lagos de agua dulce donde vivían las algas carófitas, llanuras fangosas inundadas de agua salobre y pequeños pantanos donde crecían las coníferas extinguidas del género Frenelopsis, palmeras y helechos. Estos humedales eran el hábitat de peces, tortugas y rebaños de titanosaurios”, sostiene Blanco.

El conjunto de yacimientos de Fumanya donde se ha hallado este cocodrilo tiene una extensión de más de 38 000 metros cuadrados y es conocido internacionalmente por sus más de 3.500 huellas de titanosaurio, cuyo estudio ha permitido hacer inferencias sobre la locomoción de estos animales y reconstruir el ambiente en el que vivían. EFEverde

 




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies