PROTECCIÓN BIODIVERSIDAD

Investigadores alertan de áreas marinas sin protección para las aves

coral rojo Fondo marino. Archivo EFE

Investigadores del proyecto AMARYPESCA, que evalúa la eficacia de la Red de Áreas Marinas Protegidas de España (RAMPE), han alertado de algunas de esas zonas “sin ninguna figura de protección medioambiental” y que son “decisivas para la conservación de especies”.

El proyecto, financiado por la Fundación Biodiversidad, está dirigido por Jacob González-Solís, catedrático del Instituto de Investigación (IRBio) de la Universidad de Barcelona (UB),  en asociación con la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), y cuenta con la colaboración del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

La mayoría de las áreas de alimentación de las aves marinas mediterráneas y atlánticas se encuentra dentro de los espacios de la RAMPE, red que engloba diversas figuras de protección para conservar el patrimonio natural marino.

Áreas marinas sin protección

Sin embargo, según ha informado la UB en un comunicado, “hay áreas marinas sin ninguna figura de protección, como por ejemplo el golfo de Mazarrón (Almería) y las costas de la provincia de Barcelona, que resultan decisivas para especies como el paíño y la pardela balear, respectivamente”.

“La mayoría de estos espacios no dispone de medidas de gestión para proteger estas aves en el hábitat marino”, ha advertido el investigador Jacob González-Solís, jefe del Grupo de Ecología de Aves Marinas de la UB-IRBio.

Por lo tanto, a juicio de González-Solís, “habría que dotarlos de planes de gestión que permitan una regulación de las actividades en el medio marino”.

Limitar la pesca recreativa, aplicar medidas de mitigación para reducir las capturas accidentales (líneas espantapájaros o calada nocturna de las artes de pesca, entre otras) o incluso eliminar temporalmente la actividad pesquera durante las épocas de cría de algunas especies son algunas de las estrategias que proponen los investigadores.

Proyecto AMARYPESCA

El proyecto AMARYPESCA se ha centrado en el análisis de las interacciones entre aves marinas y actividades humanas en relación con las áreas marinas integradas dentro de la RAMPE.

La metodología de estudio incluye la colocación de geolocalizadores (GPS) en las aves marinas y embarcaciones pesqueras que colaboran de manera voluntaria, además del uso del sistema de seguimiento VMS (vessel monitoring system) para conocer el posicionamiento de la flota pesquera.

De acuerdo con la nota, “un algoritmo innovador” ha permitido integrar el conjunto de datos espacio-temporales para precisar cómo y cuándo interaccionan las aves con las embarcaciones pesqueras y las piscifactorías. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com