COLOMBIA DERRUMBE PRESA

Otra vez alerta roja en las obras de una presa en el río Cauca en Colombia

Otra vez alerta roja en las obras de una presa en el río Cauca en Colombia EFE/ALCALDÍA DE MEDELLÍN

Unas 113.000 personas están en riesgo en el noroeste de Colombia si colapsa la presa en construcción de la central hidroeléctrica de Ituango que retiene las aguas del río Cauca, advirtió hoy el gobernador del departamento de Antioquia, Luis Pérez García.

El gobernador dio la alerta en una intervención en el canal regional Teleantioquia, donde explicó la situación actual de la obra, en emergencia desde el pasado 7 de mayo cuando se produjo un derrumbe que taponó el túnel que desvía durante las obras el Cauca, el segundo mayor cauce del país.

Pérez García ha firmado un “decreto de calamidad pública” que crea una consultoría técnica con expertos de la Universidad Nacional para diagnosticar “los riesgos verdaderos”.
Además ha enviado una carta al gerente de Empresas Publicas de Medellín (EPM)”, Jorge Londoño, para que ordene a los contratistas constructores “que presenten a la Gobernación un cronograma de actividades para superar la crisis”,  en referencia a los derrumbes de tierras de las montañas que bordean la obra de la hidroeléctrica.

Municipio de Cáceres uno de los que se encuentra en alerta roja. EFE/ALCALDÍA DE MEDELLÍN

Alerta roja aguas abajo de la presa

“Son más de 113.000 personas que nuevamente han sido avisadas, estamos en alerta roja”, manifestó el gobernador al referirse a habitantes de las localidades de Puerto Valdivia y Puerto Antioquia, así como de los municipios de Cáceres y Tarazá, situadas a orillas del Cauca, aguas abajo de la presa.
La alerta fue emitida ayer por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) a raíz de unos derrumbes que comenzaron el pasado sábado en las montañas que bordean la obra de la hidroeléctrica.
“Las montañas empezaron a sufrir algunos movimientos de masas”, dijo hoy el gobernador, quien criticó que el sábado informaron primero los medios de comunicación que Empresas Publicas de Medellín (EPM)”, dueña de la hidroeléctrica.

“Manoseo de la información”

Pérez denunció “un manoseo de la información” porque “la gente no sabe a quién creerle” pues la empresa en algunos casos “no ha dado la información completa”.
“No existe un informe técnico por parte de EPM sobre si hay que preocuparse o no de este problema”, afirmó el funcionario, quien cuestionó la manera como la empresa ha manejado la crisis.

Explicó que hace unos días el Gobierno de Estados Unidos envió a la zona “unos súper expertos” para ayudar a resolver el problema de Hidroituango, y lo mismo hizo la ONU, pero sus análisis son muy distintos a los de la compañía. Mientras
para los especialistas extranjeros los problemas “son muy graves y para EPM eran relativamente leves”.

“Dicen los expertos que si esa montaña llega a colapsar puede mover más de 10 millones de metros cúbicos de tierra que al caer sobre el agua pueden hacer una ola que podría provocar unas nuevas velocidades de agua capaces eventualmente de derrumbar la presa”, agregó.

Esa avalancha tardaría 48 minutos en llegar a Puerto Valdivia y dos horas a Puerto Antioquia, indicó.
Otra vez 113.000 personas están tensionadas, están sufriendo, están en riesgo de que vuelva a ocurrir una avalancha” como la de hace unas semanas, que sin embargo fue de menores proporciones.

Pérez dijo además que “preocupa” que los expertos extranjeros “tienen algunas sospechas y dudas por la manera como se ha hecho la presa” porque aseguran que la parte final, en la que todavía se trabaja con carácter de emergencia para que alcance una altura de 415 metros, “se hizo con materiales que no cumplen estándares internacionales”.

Cuatro problemas en la construcción

Campamento de evacuados en Puerto Antioquía por la posible subida del río.

Campamento de evacuados en Puerto Antioquía por la posible subida del río. EFE/ALCALDÍA DE MEDELLÍN

Para el gobernador, con base en distintos informes, son cuatro los problemas que tiene la hidroeléctrica, el primero de los cuales es justamente la resistencia de la presa.
Otro problema está en los dos túneles que desviaron el río Cauca para la construcción de la presa, que fueron taponados con toneladas de concreto antes de tiempo, con lo cual quedó operativo únicamente un tercero donde en abril se produjo un derrumbe que taponó parcialmente su boca y ocasionó la emergencia.
El tercero es la casa de máquinas de la hidroeléctrica, que fue inundada en una medida desesperada para tratar de dar salida a millones de metros cúbicos de agua retenida y que, según dijo hoy Pérez, “nadie informa de cómo o cuando se va a cerrar”.
Finalmente están “los movimientos de masas de la montaña”, que “pueden constituirse también en un problema grave y es el motivo por el cual el sistema nacional de riesgo ha ordenado la alerta roja”.
Por todo ello ha firmado el “decreto de calamidad pública” y ha requerido a la constructora un cronograma para superar la crisis. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com