Alerta de riesgos en Doñana para la supervivencia de insectos acuáticos

BIODIVERSIDAD DOÑANA

Alerta de riesgos en Doñana para la supervivencia de insectos acuáticos

Alerta de riesgos en Doñana para la supervivencia de insectos acuáticos Doñana: un estudio alerta de riesgos para supervivencia de insectos acuáticos. EFE/MIGUEL VAZQUEZ

La presencia de parásitos y el aumento de la salinidad afectará a la supervivencia de insectos acuáticos en Doñana, según han confirmado investigadores de la Estación Biológica de Doñana y del Museo Nacional de Ciencias Naturales, centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Según los datos de la investigación, que aparece en el último número de la revista Plos One’, la combinación entre las infecciones de parásitos y el aumento de la salinidad de las aguas podrían estar afectando “más de lo que se creía a la supervivencia y fecundidad de estos insectos”.

Según Vanessa Céspedes, investigadora y autora principal del estudio, ha confirmado que las extracciones de agua para el uso agrícola y urbano, así como el cambio climático están aumentando la salinidad en los sistemas acuáticos del Mediterráneo.

Y es probable que dicho incremento tenga un efecto relevante en las interacciones entre parásito y hospedador, así como implicaciones importantes para las comunidades de insectos y ácaros acuáticos (parásitos), ha apuntado.

Las especies de barqueros de agua que se han estudiado, Sigara lateralis y Corixa affinis, tienen un papel regulador clave en el ecosistema ya que son uno de los grupos de insectos los más abundantes en sus hábitats y actúan como presa y depredador de otros organismos”, según la investigadora.

Según el estudio, los barqueros de agua, un grupo de insectos de la familia Corixidae formado por más de 300 especies, fueron recolectados en una de las infraestructuras científicas y técnicas gestionadas por el CSIC, la Estación  Biológica de Doñana, en Huelva.

Se tomaron tanto ejemplares sanos como infectados por un ácaro acuático, el ectoparásito de la especie Hydrachna skorikowi y, posteriormente, fueron tratados en el laboratorio para comprobar cómo la presencia de ácaros y la variación de la salinidad afectaban a su supervivencia, su fecundidad y el desarrollo del juvenil de los insectos.

Se determinó que los barqueros de agua infectados por al menos una larva de ácaro acuático tuvieron una menor tasa de fecundidad y una baja supervivencia tanto en adultos como en fase juvenil.

Por su parte, los juveniles infectados por tan solo un ejemplar de ácaro no lograron completar la muda hasta la edad adulta”, apunta Céspedes.EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com