ALEMANIA NUCLEAR

Alemania comienza la búsqueda de un almacén nuclear para el 2050

Alemania comienza la búsqueda de un almacén nuclear para el 2050

La comisión especial creada en Alemania para buscar una localización para el futuro cementerio nuclear ha comenzado sus trabajos en el Bundestag (Cámara Baja), con la esperanza de que el almacén permanente para residuos de alta radiactividad pueda estar operativo en 2050.

Los integrantes de la comisión -representantes parlamentarios, de organizaciones civiles y científicos, aunque los políticos participan sin derecho a voto- tienen hasta 2016 para definir los criterios que deberá cumplir el emplazamiento del polémico almacén.

A pesar de que se marcó una hoja de ruta, las diferencias de criterio antes de comenzar los trabajos han retrasado cinco meses la constitución de la comisión.

Una vez definidos los criterios comenzará la búsqueda efectiva del lugar y el Parlamento presentará la lista de posibles ubicaciones en 2023 para elegir el emplazamiento definitivo en 2031.

El debate comienza prácticamente de cero tras las dudas surgidas en torno a la que podía haber sido la ubicación más plausible, la mina de sal de Gorleben (norte del país) en la que Alemania almacena desde 1977 sus contenedores de residuos radiactivos.

Este depósito temporal llegó a ser objeto hace dos años de una comisión de investigación parlamentaria, cuando salieron a la luz pública diversos problemas con su diseño.

Polémica ecologista

Varios activistas muestran una pancarta en la que se puede leer "Stop Gorleben" en protesta contra el vertedero de residuos nucleares en Gorleben.

Varios activistas muestran una pancarta en la que se puede leer “Stop Gorleben” en protesta contra el vertedero de residuos nucleares en Gorleben. EFE/Carmen Jaspersen

Gorleben se convierte cada año en el centro de la polémica ecologista cuando recibe los contenedores “castor” con la basura radiactiva alemana, que regresa al país después de ser procesada en una planta francesa.

La búsqueda del cementerio nuclear definitivo tendrá un coste de 2.000 millones de euros, que se sumarán a los 1.600 millones ya invertidos en Gorleben.

Aunque la hoja de ruta diseñada en un principio por las autoridades fijaba que el almacén definitivo deberá estar operativo en 2040, el presidente de la Oficina federal para la protección de las radiaciones, Wolfram König, apuntó hoy en declaraciones a la Agencia Alemana de Noticias (dpa) que una meta “ambiciosa” sería que estuviera listo en 2050.

La búsqueda del emplazamiento del cementerio se hará de forma paralela al “cambio energético” prometido por la canciller, Angela Merkel, con el “apagón nuclear” previsto para el 2020. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com