Alberto de Mónaco preside la entrega de premios de protección ambiental

PREMIOS AMBIENTALES

Alberto de Mónaco preside la entrega de premios de protección ambiental

Alberto de Mónaco preside la entrega de premios de protección ambiental El Príncipe Alberto de Mónaco en la entrega de los premios en Madrid. EFE/Kiko Huesca

Trabajos relacionados con la lucha contra el cambio climático, la protección de la biodiversidad y la gestión del agua han sido galardonados con los premios de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco en una ceremonia realizada en esta edición en el Museo Reina Sofía de Madrid.

La ceremonia ha estado presidida por SAS Príncipe Alberto II de Mónaco, quien ha explicado la labor de la Fundación que preside y que trabaja en todo el mundo desde hace trece años, tiempo durante el que ha apoyado 470 proyectos.

Premios de protección ambiental

Los premios de la Fundación monegasca reconocen el trabajo de los premiados en la lucha contra el cambio climático, la protección de la biodiversidad y la gestión del agua .

El vicepresidente de Orsted, Jakob Askou, encargado de recoger el premio en la categoría de Energía renovable ha señalado que la empresa ha realizado una transformación a energía limpia en diez años lo que deja claro que se puede realizar el cambio de “energía negra a verde”, lo que contribuye en la lucha contra el cambio climático.

En entrevista con EFE ha explicado que la empresa líder en el mundo trabaja en el campo de la energía renovable, suministra energía verde a más de doce millones de personas y evita 6,3 millones de toneladas de emisiones de carbono al año.

Askou ha sostenido que desde hace una década Orsted, compañía en la que trabajan 6.000 trabajadores, es una empresa con el menor consumo de combustibles fósiles, trabajo que ha sido reconocido tras ser declarada la más renovable del mundo.

Gestión de agua

José Font Sanchís, presidente del Tribunal de Aguas de Valencia, entidad milenaria para la gestión del recurso en el río Turia, ha recogido el Premio a la Gestión del Agua, por “la actuación modélica y sencilla de los conflictos derivados del uso del recurso para el riego entre los agricultores de las comunidades de regantes.

Font Sanchís ha explicado a EFE que el Tribunal es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por su existencia desde hace más de 1.000 años, que vela por la calidad del agua y gestión del agua del río Turia que riega la vega de Valencia.

Ha afirmado que el agua del río Turia es un bien único y escaso, difícil de gestionar y repartir y actualmente se “vierten cero gotas de agua dulce sobrante al Mediterráneo”, porque “habría que aprovechar más el agua dulce debido a los efectos del cambio climático”.

Pérdida de biodiversidad

El profesor Brad Líster, nacido en Boston (EE.UU.), ha sostenido que el trabajo por el que reciben el premio de forma conjunta con el biólogo mexicano Andrés García se desarrolló en la isla de Puerto Rico, lugar donde descubrieron que la población de insectos había sufrido un “descenso catastrófico” entre 1976 y 2014, periodo que abarca su investigación.

García ha explicado que el análisis pormenorizado de la información les permitió descubrir que “desgraciadamente en la isla se ha producido en ese periodo una reducción de casi un 80 % de la población de insectos”.

La reducción de insectos conlleva la de sus depredadores que son lagartijas, ranas, aves insectívoras, “también ellas pierden y el sistema de biodiversidad empieza a caer porque son importantes en el transporte de materia y energía, en alimentar otras especies y en muchas cosas más”, situación que pudieron relacionarlo con el cambio climático.

Trabajo por el cambio climático y los océanos

Alberto II ha explicado que el premio Especial a la trayectoria internacional la antropóloga y diplomática Christiana Figueres, ex secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2010 a 2016, es un reconocimiento a su trabajo con el medio ambiente desde hace más de veinte años en todo el mundo.

Figueres ha agradecido el premio porque ha explicado la Fundación reconoce el cambio climático cuando nadie hablaba del tema.
La gran medalla Alberto I del el Instituto Oceanográfico de Mónaco ha recaído en la oceanógrafa Corinne Le Quere.

Trineo de Viento

Como último acto, el explorador Ramón Larramendi junto a sus compañeros de aventura han agradecido “el coraje de la Fundación Alberto II de Mónaco por apoyar la expedición del Trineo de Viento “Antártida Inexplorada 2018-2019” con que recorrieron más de 2.500 kilómetros

a bordo del “primer vehículo propulsado totalmente por energía renovable”.

Al acto en el Reina Sofía han asistido la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, el ministro de Ciencia, Pedro Duque, la comisaria de la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Cristina Gallach, entre otras autoridades y personalidades.

Compromiso del Gobierno 

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, celebra que la entrega de los premios de la Fundación Alberto II de Mónaco, los mismos que demuestran que las soluciones a la emergencia climática surgen del diálogo entre la ciencia y diferentes ámbitos del saber, se haya hecho en esta edición en España.
“Los galardonados de este año muestran cómo las soluciones a la crisis ecológica que atravesamos surgen del diálogo entre disciplinas y profesionales muy distintos”, ha señalado Ribera en un comunicado del Ministerio.

“Necesitamos un multilateralismo fuerte y comprometido, que tan bien representa Christiana Figueres”, según la ministra, quien ha añadido que también “es imprescindible preservar usos sostenibles, basados en la tradición del sentido común”, algo que el Tribunal de las Aguas de Valencia lleva siglos representando.

Por supuesto, “precisamos el mejor conocimiento científico disponible, tanto para dimensionar el problema como para articular las soluciones”, ha agregado. El trabajo de Andrés García y Brad Lister da muestra de ello.

De igual modo, “necesitamos el compromiso y la innovación del mundo empresarial y financiero”, con más empresas con la visión de futuro de Ørsted.

La respuesta ante la crisis climática y la pérdida de biodiversidad está en la transversalidad, y esta edición de los premios Fundación Alberto II de Mónaco “es un buen ejemplo de ello”, según Ribera.

“Sabemos lo que nos estamos jugando y sabemos que es necesario trabajar de la mano con la ciencia, aprovechando todo el conocimiento que hay en los territorios y en sus comunidades; acompañando al sector empresarial y financiero en este necesario proceso de cambio y con políticas comprometidas y ambiciosas desde lo local a lo global”.

“El Gobierno comparte, con todos los galardonados hoy y con la Fundación Príncipe Alberto, decisión, compromiso y determinación para frenar la crisis ecológica”, ha concluido Ribera. EFEverde




Secciones:            
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com