ALBA

ALBA organiza este domingo las VI Jornadas de Control de Colonias Felinas

ALBA organiza este domingo las VI Jornadas de Control de Colonias Felinas

En torno a un centenar de voluntarios, entre veterinarios y auxiliares no especializados, se darán cita el próximo domingo 9 de marzo en las VI Jornadas de Control de Colonias Felinas que la asociación ALBA dedica a la esterilización gratuita de gatos callejeros.

La Asociación para la Liberación y el Bienestar Animal presta sus instalaciones por sexto año para la castración de los gatos sin dueño que los cuidadores de colonias felinas o la propia asociación hayan recogido de las calles: unos 160 por edición según ha afirmado a Efeverde la presidenta de ALBA, Carolina Corral.

Las instalaciones del albergue se acondicionarán como quirófanos, salas de espera y salas de recuperación para los animales, que serán sometidos a una revisión general de salud antes de ser devueltos a sus colonias de origen.

Además de contar con la participación altruista de un equipo veterinario y la cesión de gran parte del material, los voluntarios no profesionales recaudarán fondos con la venta de una paella vegetariana y de artículos para gatos que se expondrán en un bazar.

También estarán presentes grupos de estudiantes de varias facultades de veterinaria que, durante los chequeos previos a la castración, recogerán muestras de los ejemplares para estudios de parasitología y contagio.

De entre los más de 1.600 gatos que son castrados cada año por esta organización, como parte de estas campañas o bien puntualmente, casi el total son devueltos a su hábitat, con excepción de los que tras la exploración presentan patologías graves de leucemia e inmunodeficiencia, que son sacrificados para evitar la infección de la comunidad.

Los gatos con enfermedades leves son hospitalizados con gasto a cargo del equipo veterinario de ALBA hasta su recuperación y, a los más sociables, “unos cuatro o cinco en cada jornada, se les busca una familia” ha explicado Corral.

La responsable de la organización recalca la importancia de mantener en lo posible la existencia de gateras controladas: “No puedes dar de comer a una colonia de gatos si no los castras, porque estás creando un problema, pero una vez castrados y marcados tenemos una defensa frente a los vecinos”.

Una marca recortada con forma de rombo en la oreja izquierda de cada animal supone “la garantía de que no van a causar problemas y que van a ser incluso un beneficio para el entorno humano”.

Las colonias controladas contribuyen a evitar un “círculo vicioso” en el que la Comunidad de Madrid se ve obligada a sacrificar una manada para dejar libre un espacio que, inmediatamente, es ocupado por otra colonia igualmente fértil.

Manteniendo una población felina sana y esterilizada no sólo se evita este problema sino que además los felinos garantizan un sistema desratizador ecológico. EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com