CAMBIO HORARIO

Los expertos afirman que el ahorro energético por cambiar la hora es “mínimo”

Bombilla. Archivo EFE/ Neil Hall

Rafael González.- EFEverde.- El tradicional cambio al horario de invierno se producirá el próximo fin de semana, cuando habrá que retrasar el reloj una hora (a las 03:00 serán las 02:00) para conseguir un ahorro energético que, según expertos consultados por Efeverde, “es muy discutible y si se produce, es mínimo”.

El tradicional cambio al horario de invierno se producirá el próximo fin de semana, cuando habrá que retrasar el reloj una hora (a las 03:00 serán las 02:00) para conseguir un ahorro energético que, según expertos consultados por Efe, “es muy discutible y si se produce, es mínimo”.

“No resulta fácil afirmar si se ahorra o no energía porque no hay forma de comprobarlo y no he visto a nadie que en los últimos 10 o 20 años haya realizado estimaciones sobre este asunto de forma bien estudiada”, ha explicado a Efeverde el portavoz del área de energía y cambio climático de Ecologistas en Acción (EA), Ricardo Irurzun.

Para Irurzun, en el caso de que se produzca algún tipo de ahorro, “sería muy poco y realmente nos puede llevar a una falsa sensación de que simplemente cambiando la hora estamos ahorrando energía, cuando se trata de una cuestión bastante discutible”.

Cambiar de hora, indica, “podría tener sentido hace 40 ó 50 años, cuando la iluminación representaba un consumo importante de energía” pero hoy en día con la introducción de la tecnología LED, entre otras, “supone un uso bastante pequeño”.

Gasto en climatización

Sin embargo, asegura que la climatización, por ejemplo, de oficinas, hospitales o residencias “representa una parte mucho más importante” e insiste en que “es muy dudoso que exista un ahorro de energía” y, sin embargo, “cada cambio horario nos genera como mínimo estrés en nuestros patrones de sueño”.

Según Irurzun, “hay muchas voces que reclaman que no se produzca una alteración horaria” y, de hecho, existe una Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE) para poner fin a estas alteraciones a cambio de que “se racionalicen horarios de entradas y salidas laborales, para hacer más fácil la conciliación de la vida laboral con la personal”.

La alternativa, a su juicio, pasa por “trabajar de forma más racional, quizás con más jornadas continuadas” porque “acudir al trabajo por la mañana y por la tarde con grandes parones a mediodía no sólo hace difícil la conciliación sino que también genera un mayor gasto energético en las oficinas”.

Ahorro de energía

En cuanto al ahorro de energía, este experto propone “evitar todos los derroches que generamos día tras día empezando por cosas tan evidentes como las calefacciones en las terrazas, las puertas de los comercios abiertas tanto en verano como en invierno o mejorar el aislamiento de edificios, entre muchas otras”.

“Hay tantas cosas pendientes por hacer porque España es un país que nunca se ha tomado en serio la eficiencia y el ahorro energético”, lamenta el portavoz de energía y cambio climático de EA y aboga por “centrarnos en aquellos ámbitos que supongan un 20, 30, 40 ó 50 por ciento de la energía que consumimos en la actualidad”.

Por su parte Laura Ramos, responsable de comunicación de Ecooo, que promueve y desarrolla proyectos a favor de un nuevo modelo energético sostenible, ha explicado a Efe que este cambio horario conlleva un ahorro energético que resulta “mínimo” y que “está estimado en torno al 0,34 %, según un estudio presentado por Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)”.

Ese ahorro, que según Ramos se traduce en “300 millones de euros al año”, repercute en un “mayor gasto para las familias”, pues al cambiar la hora “amanece un poco antes y se regresa a casa cuando ya es casi de noche”.

“Las personas cuando salen a trabajar acuden a una empresa que está iluminada de forma artificial, lo que supone un ahorro casi inapreciable, y cuando regresan a casa ya no hay luz natural, por lo que han de consumir un mayor gasto de energía”, apunta.

Si se quiere ahorrar desde el punto de vista energético, afirma, “habría que buscar otras medidas” como, por ejemplo, “sustituir los sistemas de alumbrado de las ciudades”, pues “España es uno de los países más iluminados de toda Europa”, una situación que “no sólo provoca un mayor consumo de energía, sino que genera una mayor contaminación lumínica”. EFEverde

Te puede interesar:

Contaminación lumínica, la peligrosa luz que amenaza la biodiversidad

 

 




Secciones: