Copernicus anuncia cierre agujero de ozono de 2019 antes de lo previsto

COPERNICUS OZONO

Copernicus anuncia el cierre del agujero de ozono de 2019 antes de lo previsto

Copernicus anuncia el cierre del agujero de ozono de 2019 antes de lo previsto Recurso de archivo. EFE/Felipe Trueba

El agujero de ozono de este año sobre la Antártida, "el más pequeño en 35 años", se ha cerrado mucho antes que en años anteriores, ha revelado el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) en un comunicado.

Agujero en la capa de ozono

Los datos del CAMS, un servicio dependiente del Centro Europeo para Pronósticos Meteorológicos de Mediano Alcance, confirman que el agujero en la capa de ozono ha protagonizado “un cierre inusualmente prematuro” tras monitorizar su evolución desde el pasado mes de agosto.

El agujero de ozono se forma cada año sobre la Antártida durante la primavera austral y el de este año “ha presentado un tamaño inferior al promedio y ahora ha desaparecido casi por completo”.

“Resulta poco habitual que su cierre se produzca a principios de noviembre”, ya que “casi todos los años, el agujero de ozono empieza a formarse en agosto, alcanza su máximo en octubre y se cierra entre finales de noviembre y diciembre”, señala Copernicus.

Antje Inness, científica sénior del CAMS, explica en el comunicado que el agujero de ozono de 2019 “no ha crecido tan rápidamente durante finales de agosto como lo hizo en años anteriores”.

Calentamiento de la estratosfera

Este menor desarrollo obedece al “súbito calentamiento de la estratosfera sobre la Antártida“, lo que ha dado lugar a “un vórtice polar menos estable y más cálido de lo habitual, que se ha traducido en un menor empobrecimiento de la capa de ozono”, señala Inness.

Este debilitamiento del vórtice y el ascenso térmico han permitido “un mayor aporte de aire rico en ozono procedente de fuera del vórtice”, efecto que “ha limitado la destrucción de este gas sobre la Antártida durante septiembre y octubre de 2019”.

En consecuencia, el agujero de ozono de 2019 ha sido el más pequeño desde mediados de la década de 1980.

El hecho de que el agujero de ozono de 2019 haya sido excepcionalmente pequeño y que se haya cerrado antes de lo previsto “no indica que la capa de ozono se esté recuperando más rápido de lo esperado”, señala en la nota Vincent-Henri Peuch, responsable del CAMS.

La recuperación de la capa de ozono “aún llevará varias décadas”, por lo que “los esfuerzos a escala internacional para monitorizar las sustancias que agotan la capa de ozono”, desempeñarán un papel “fundamental a la hora de garantizar que nos mantenemos en el buen camino”, ha recordado Peuch.

Contra la radiación ultravioleta

La formación del primer agujero de ozono en la atmósfera llevó a 196 países y la Unión Europea a firmar el Protocolo de Montreal en 1987, en el que se estipuló la prohibición de las principales sustancias químicas que agotan la capa de ozono, “sustancias químicas procedentes de aerosoles, pesticidas y disolventes”.

La capa de ozono se encuentra en la estratosfera, se extiende desde los 15 hasta los 35 kilómetros de altura aproximadamente y actúa como un escudo para proteger la vida humana de la radiación ultravioleta.

La adopción paulatina de estas medidas a escala mundial ha permitido la restauración gradual de la capa de ozono y, según Copernicus, se espera que las concentraciones de ozono regresen a los niveles anteriores a la década de 1980 antes de 2060. EFEverde

Te puede interesar:

El 85% de los españoles ha respirado aire contaminado por ozono este verano

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com