NATURALEZA AVES

Las interferencias humanas vuelven agresivas a las hembras aguiluchos cenizos

  • Las visitas humanas a los nidos de aguiluchos cenizos hacen que a largo plazo las poblaciones de estas aves contengan una proporción mayor de hembras agresivas

Las interferencias humanas vuelven agresivas a las hembras aguiluchos cenizos Una hembra de aguilucho sobrevuela a un investigador durante una visita de su nido. / A. Villers

Efeverde.- Las visitas humanas a los nidos de aguiluchos cenizos, ya sea por motivos científicos o por estrategias de conservación, hacen que a largo plazo las poblaciones de estas aves contengan una proporción mayor de hembras agresivas.

Es uno de los resultados de un estudio internacional sobre el aguilucho cenizo elaborado entre el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y la Junta de Comunidades, y el Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) de Francia.

Según ha informado el CSIC en un comunicado, en este estudio, que ha sido publicado en la revista Ecology Letters, se ha documentado la evolución del comportamiento de las hembras de aguilucho cenizo a lo largo de 19 años en el oeste de Francia

François Mougeot, investigador del IREC, ha asegurado que “el aguilucho cenizo (Circus pygargus) es una rapaz típica de las zonas agrícolas de Europa occidental y común en España”, que nidifica en el suelo y con frecuencia usa los campos de cereal para criar, lo que le hace muy vulnerable en el momento de la cosecha, cuando los pollos pueden morir si no han volado antes de pasar la cosechadora.

Aguilucho cenizo, en declive

Por ello, ha señalado el investigador, “esta especie se encuentra en declive y es muy dependiente de las medidas de conservación“.

Las campañas de protección se basan en la localización de nidos y visitarlos para determinar la edad en la que van a poder volar los pollos y si esto va a ocurrir después de la cosecha, lo que suele producirse en muchos casos, y en estos, ha ampliado, es también cuando se decide si se interviene para protegerlos.

Esta especie, ha reconocido la también investigadora y autora del trabajo Beatriz Arroyo, ha sido también objeto de estudios científicos a largo plazo en varias de sus zonas de distribución para estudiar los factores que influyen en su ecología reproductora, que también incluyen visitas repetidas a los nidos.

Durante las visitas a los nidos, los adultos reproductores ven a los humanos como una amenaza y defienden sus pollos con vuelos rasos, gritos de alarma e incluso ataques“, ha apuntado.

Pero, ha insistido, “no todos los individuos son igual de agresivos y este rasgo comportamental define la personalidad de un aguilucho: ciertas hembras son siempre agresivas y atacan a los humanos que visitan su nido, otras son siempre tímidas y huyen o se alejan durante las visitas al nido“.

19 años de investigación

A lo largo de los 19 años que ha durado el estudio, los investigadores han documentado un fuerte cambio en la proporción de hembras agresivas dentro de la población modelo, que han pasado del 40 % al 90 % total en el transcurso de 4 generaciones de aguiluchos.

“Este aumento refleja un mecanismo de selección dirigida que perjudica a las aves más tímidas, pues su probabilidad de fracaso reproductor aumenta con la frecuencia de visitas al nido, mientras que el éxito de las hembras agresivas no se ve afectado”, ha dicho.

Nuestros resultados, ha indicado Mougeot, “muestran que los humanos actúan de manera sutil pero relevante sobre la composición fenotípica de las poblaciones monitorizadas, y que es importante tener en cuenta estos efectos a la hora de interpretar los resultados de los estudios a largo plazo“.

El siguiente paso de la investigación, ha explicado a Efe la investigadora Arroyo, será determinar si el hecho de que sean más agresivas contra los humanos puede hacer que lo sean también contra depredadores -lo que sería positivo para la especie porque tendría mayor capacidad de éxito- o si por el contrario podrían ser más osadas contra miembros de su misma especie.

Esto podría hacer que, al ser más territoriales, el rasgo de socialidad de la especie cambie y se reduzca su grado de colonialismo“, ha concluido.




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies