ÁGUILA IMPERIAL

El águila imperial consolida su población en CyL con 89 parejas y 112 pollos

  • La población de águila imperial ibérica registrada en Castilla y León este año multiplica ya por cinco las dieciséis parejas de esta especie que habitaban la región en 1990.

El águila imperial consolida su población en CyL con 89 parejas y 112 pollos José Ángel Arranz (i), durante la presentación del censo de águila imperial en CyL. EFE/R. García

Efeverde.- La población de águila imperial ibérica registrada en Castilla y León este año -que supone 89 parejas reproductoras y 112 pollos que han alcanzado la madurez- multiplica ya por cinco las dieciséis parejas de esta especie que habitaban la región en 1990, cuando se preveía cercana su extinción.

Actualmente el águila imperial ocupa 407 territorios en la Península Ibérica -396 en España y 11 en Portugal- y, en España, se distribuye como reproductora en las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Madrid, según ha informado el director general de Medio Natural, José Arranz, en una rueda de prensa.

A pesar de que aún no se han publicado datos oficiales de este año, desde la Consejería de Medio Ambiente se estima que las parejas de este ave rapaz superan ya las 500 en el territorio nacional.

Datos de crecimiento “espectaculares”

Arranz ha calificado los datos como “espectaculares”, sobre todo el haber superado “con creces” el centenar de pollos, que se cifra actualmente en 112 ejemplares y alcanza una media de 1,26 pollos por pareja, que supera la media nacional de cerca de un pollo por nido.

En 2003, cuando la Junta aprobó el Plan de Recuperación, había 22 parejas en todo el territorio y se esperaba alcanzar las 24 en 2009, pero el objetivo se cumplió en tan solo un año,

Otros datos “espectaculares”, ha señalado Arranz, han sido que en el año de implantación del plan el águila imperial solo estaba asentada en el sur de Segovia y Ávila; en 2005 se extendió a la totalidad de ambas comunidades, y en 2009 la población ya se había extendido por toda la llanura y ocupó los primeros territorios en Valladolid.

Este año se ha confirmado además su asentamiento en Salamanca al haberse constatado la presencia de al menos tres parejas de la especie endémica.

“Si la evolución continúa, probablemente Zamora o Burgos serán las siguientes provincias en las que se confirme la presencia del águila imperial, ya que es habitual verlas volar”, ha apuntado el director general de Medio Natural respecto a las espectativas de futuro.

Las actuaciones que han permitido “revertir la tendencia negativa”, según Arranz, han sido la reducción de envenenamientos, la instalación de nuevos tendidos eléctricos compatibles con la actividad de las aves y el logro de que repunten las poblaciones de sus especies presa, principalmente el conejo.

En los últimos años, la entrada de ejemplares heridos por estas causas en los centros de recuperación de Castilla y León se han reducido notablemente, ya que en este año aún no se ha registrado ningún caso y en 2015 dos ejemplares sufrieron envenenamiento y otros dos fueron electrocutados.

También ha descendido la entrada en centros de ejemplares heridos por disparos ilegales de los cazadores, que están “más concienciados” y han dejado de percibirlos como “un competidor”.

Aceptar el águila imperial como ayuda para el control biológico

Además, Arranz ha destacado la importancia de la colaboración desinteresada de los gestores y propietarios de territorios forestales, que “han cambiado su percepción” sobre el águila imperial y “empiezan a aceptarla como una ayuda para el control biológico de especies como el conejo o el topillo”.

Por otra parte, ha recordado que entre los planes de futuro está la revisión del estatus de la especie, ya que ha pasado de estar acuartelada en las zonas más meridionales de la Comunidad a experimentar una clara expansión por todas las áreas pertenecientes a la Red Natura 2000 y ya “no debería dar miedo pensar que la especie está en una buena situación”.

Arranz ha anunciado también la revisión del propio plan de recuperación para adaptarlo a la nueva situación del águila imperial y la continuación en las labores de protección frente a los envenenamientos y las electrocuciones.

“En medio ambiente hay más buenas noticias de las que parece” ha concluido, manifestando su satisfacción con los logros alcanzados en relación al censo del águila imperial ibérica. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies