AGUA MEDITERRÁNEO

El agua subterránea podría aportar al Mediterráneo hasta 15 veces más caudal que los ríos

  • Constituye una entrada importante de compuestos disueltos en el mar, como nutrientes, metales traza o contaminantes

El agua subterránea podría aportar al Mediterráneo hasta 15 veces más caudal que los ríos Agua subterránea descarga en el mar en una playa de Alcocéber( Castelló). EFE/ J. Garcia-Orellan

EFEverde.- Las aguas subterráneas podrían aportar al Mar Mediterráneo hasta 15 veces más caudal que los ríos y tantos nutrientes como los cauces fluviales, según el primer estudio científico que ha medido la descarga de agua subterránea en este mar.

La investigación, realizada por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA) del Departamento de Física de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), ha demostrado la importancia de la descarga de agua subterránea como fuente de nutrientes en los ecosistemas marinos mediterráneos.

La descarga de agua subterránea en el mar (SGD, en sus siglas en inglés), consiste en una mezcla de agua dulce de origen continental y agua salada que se infiltra en el acuífero costero.

Además de su importancia en el ciclo hidrológico, como recurso potencialmente explotable y como fuente de agua para sustentar ecosistemas salobres costeros, como humedales o lagunas, constituye, según la investigación, una entrada importante de varios compuestos disueltos en el mar, como nutrientes, metales traza o contaminantes.

 El estudio liderado por investigadores del ICTA ha estimado, por primera vez, la magnitud de la SGD en el mar Mediterráneo, así como los flujos de nutrientes disueltos que están asociados.

En la investigación, que ha publicado la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), han participado también investigadores de la Bar-Ilan University de Israel (BIU; Ramat-Gan).

Volumen de agua subterránea

Delta del Ebro. Raúl Casado

Delta del Ebro. Raúl Casado

El estudio indica que el volumen de la SGD en toda la cuenca mediterránea es de entre 30.000 y 500.000 millones de metros cúbicos anuales, lo que prueba, según los investigadores, que es un proceso relevante a gran escala y de un caudal similar o hasta 15 veces superior a las entradas de agua fluvial.

La entrada de nutrientes asociada a esta descarga es del orden de tres millones de toneladas anuales de nitrógeno, 20.000 de fósforo y tres millones más de silicio.

Estas cifras “suponen una magnitud de nutrientes inorgánicos comparable a las de las fuentes externas consideradas tradicionalmente en los estudios marinos, como las aportaciones atmosféricas o de los ríos”, ha señalado el investigador de la UAB Valentí Rodellas.

“La magnitud de la SGD y de los flujos de nutrientes asociados demuestran su relevancia en los ciclos biogeoquímicos del mar Mediterráneo, acentuando la necesidad de incluir este proceso en futuros estudios marinos, tanto a escala de costa como global, ya que hasta ahora ha sido bastante ignorado en estos estudios”, ha resaltado Rodellas, que ha dirigido la investigación como parte de su tesis doctoral.

Según el investigador, “estos flujos pueden tener una gran influencia en los ciclos de los ambientes costeros marinos, especialmente en zonas con baja disponibilidad de nutrientes y regiones semiáridas, como el mar Mediterráneo”.

“Las entradas de nutrientes inorgánicos asociadas a la SGD que hemos cuantificado pueden ser particularmente relevantes para los ecosistemas marinos en zonas costeras alejadas de las desembocaduras de los ríos, puesto que en ellos pueden representar la única fuente continúa de estos compuestos disueltos al mar”, ha dicho Jordi Garcia-Orellana, investigador de la UAB y coautor del estudio.

Según Pere Masqué, que también ha participado en el trabajo, “además de los nutrientes, la SGD puede jugar un papel muy importante como fuente de otros compuestos disueltos en el mar, como carbono, hierro y otros micronutrientes, si se tiene en cuenta la magnitud de los flujos estimados y las altas concentraciones de estos compuestos en aguas subterráneas”. EFEverde

 

 

 




Secciones: