AGUA LIBRO

Interpretar el agua: fascinación, seguridad y ayuda para conservar el planeta

Interpretar el agua: fascinación, seguridad y ayuda para conservar el planeta El aventurero británico Tristan Gooley, en un hotel en Madrid. EFE/ Marta Montojo

Por Marta Montojo .- Aprender a interpretar el agua no sólo es una cuestión de seguridad sino también de fascinación pues, además de ayudar a orientarnos y mejorar así nuestras habilidades de supervivencia en la naturaleza, hará que veamos de manera diferente un lago, un río o incluso un vaso de agua: cambiará nuestra percepción de este elemento y ayudará a conservar el planeta.

Sobre esta premisa escribe el aventurero Tristan Gooley, un navegante británico conocido especialmente por ser la única persona viva que ha cruzado a solas el Atlántico tanto por mar como por aire, que acaba de publicar en español ‘Cómo leer el agua’ (editorial Ático de los Libros).

En una entrevista con EFEverde, Gooley asegura que el fin último de este libro es hacer “que la gente ya no vuelva a mirar el agua igual que antes”, y considera que su misión es transmitir su fascinación por cada una de las formas de esta sustancia.

Imagen de archivo de un camino de luz sobre el mar Adriático. EFE/Armando Babani

Así, repasa las características en las que podemos fijarnos para comprender “lo que nos quiere decir” este compuesto que nos es vital y en el que sin embargo casi nunca reparamos: la pegajosidad que hace que las gotas se agrupen en pequeños charcos y “no sucumban a la gravedad”, el color de las playas o la luminosidad, entre otras.

Caminos de luz 

Gooley destaca esta última cualidad, porque le entusiasma especialmente el efecto óptico del “camino de luz” que se produce en el agua cuando ésta, ya sea en la superficie, en el lecho o en las partículas en suspensión, refleja la luz formando un pasillo.

Esta impresión -señala- “no sólo es preciosa” sino que además es útil pues “en función de la anchura del camino podemos deducir la magnitud de las olas”.

Conocimiento de navegantes

Autodidacta en el naturalismo, Gooley relata que fue hace cinco años cuando se dio cuenta de que, a partir del conocimiento del agua que poseían las culturas marineras como los isleños del Pacífico, los árabes o los vikingos, “podemos identificar patrones y aplicarlos a un estanque, a una fuente y hasta a una bañera”.

Argumenta que, por ejemplo, la interpretación de los charcos puede servir como brújula en tanto que, si sabemos la orientación del sol en cada momento del día, sabemos también la de las sombras que proyectan los obstáculos, y es en esas zonas -donde el sol no alcanza y por tanto no habrá podido secar- donde habrá más charcos.

En cierto sentido -dice Gooley- “es como hacer magia, porque quien tiene ese conocimiento sobre el agua puede ver cosas que la persona de al lado no ve”.

Cuenta riéndose que, muchas veces, cuando se tumba para observar un charco a ras del suelo, o se queda durante largo rato contemplando una hoja, se da cuenta de las miradas de la gente.

Tristan Gooley también escribe para el ‘Sunday Times’, el ‘New York Times’, ‘The Wall Street Journal’ y ha colaborado con la BBC. EFE/Marta Montojo

Cuidar el agua

Respecto a la gestión este recurso, se muestra optimista: aunque opina que “vamos en una mala dirección”, lo importante es que “nos hemos dado cuenta de ello” y, una vez alcanzado el punto de inflexión “se están tomando buenas decisiones para cambiar la tendencia”.

Su estrategia para promover la conservación del agua es la de comunicar su atractivo, en lugar de “decirle a la gente cómo tiene que comportarse”.

“Si convocas a diez personas y les preguntas quién de ellos quiere que les des una lección sobre cómo deben actuar para preservar el agua seguramente no se animen más de dos o tres”, sostiene.

Sin embargo -prosigue- “si preguntas quién quiere que les cuentes diez cosas fascinantes que apreciarán la próxima vez que observen el agua, quizás siete personas dirán que sí y, de éstas, cuatro o cinco desarrollarán una conexión mayor con la naturaleza” y, en consecuencia, serán más conscientes de su cuidado. Efeverde




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies