AGUA NUBES

El agua que se recoge de las nubes cambia la vida a poblados en Marruecos

  • El agua se obtiene de las nubes que los vientos alisios llevan hasta el monte Boutmezgida, que está a unos 1.225 metros sobre el nivel del mar y a unos treinta kilómetros de la costa Atlántica, y se traslada por siete kilómetros de canalización hasta las poblaciones rurales Agni Zekri, Tamerout y Agni Ihya.

El agua que se recoge de las nubes cambia la vida a poblados en Marruecos El agua que se recoge de las nubes cambia la vida a poblados en Marruecos. EFE/Paco Torrente

EFEverde.- El agua que por medio de grandes mallas se recoge de las nubes en el entorno del monte Boutmezguida, en el sudoeste de Marruecos, ha cambiado la vida de los habitantes de los poblados próximos hasta el punto de que las mujeres piden ayuda para realizar actividades productivas.

María Victoria Marzol, directora del Departamento de Geografía e Historia de la Universidad de La Laguna es quien coordina este proyecto, que se inició en 2006 en la región marroquí de Aït Maämrane, y que culminó una de sus fases el 29 de marzo, Día Internacional del Agua, cuando por primera vez en la historia se abrió un grifo en esa zona.

En este proyecto para aprovisionar de agua potable a las comunidades rurales del entorno del monte Boutmezguida, en el que viven unas 1.550 personas y unos 5.000 animales, colabora la organización marroquí Dar Su Hmad, que busca financiación para los trabajos.

Marzol explicó que en esa zona de Marruecos para recoger agua era preciso recorrer más de cuatro kilómetros y luego regresar con agua de muy mala calidad, y comentó que quienes realizan esa tarea son las mujeres y los menores de edad.

Desconocían la existencia de los grifos 

El cambio ha sido “impresionante”, insistió María Victoria Marzol, quien destacó que si bien un grifo es habitual en el mundo occidental en esa zona de Marruecos desconocían su existencia.

Ahora que el agua sale por un grifo, esas personas no necesitan dedicar tanto tiempo a su recogida, con lo que las mujeres piden que se les generen actividades productivas, indicó María Victoria Marzol.

El agua se obtiene de las nubes que los vientos alisios llevan hasta el monte Boutmezgida, que está a unos 1.225 metros sobre el nivel del mar y a unos treinta kilómetros de la costa Atlántica, y se traslada por siete kilómetros de canalización hasta las poblaciones rurales Agni Zekri, Tamerout y Agni Ihya.

Malla de prolipileno para recoger el agua

EL AGUA QUE SE RECOGE DE LAS NUBES CAMBIA LA VIDA A POBLADOS EN MARRUECOS

María Victoria Marzol, directora del Departamento de Geografía e Historia de la Universidad de La Laguna. EFE/Ruben Darío García

María Victoria Marzol indicó que se recogen unos seis mil litros diarios, por lo que 467 metros cúbicos de agua se mantienen en un estanque, y agregó que la intención es llegar también a la escuela coránica de Sidi Zekri, en la que hay unos treinta niños.

Para recoger el agua se utilizan unos 600 metros cuadrados de malla de polipropileno, similar al que se usa en las obras, pero más tupida, comentó María Victoria Marzol, quien aseguró que con esta recogida no se quita agua de la atmósfera, ya que se trata de gotas “tan minúsculas” que no pueden caer en forma de lluvia.

Añadió que en Cabo Verde se han hecho pruebas con mallas colocadas a solo cinco metros de distancia y se ha comprobado que en ambas se recoge agua, con lo que no se quita de la atmósfera.

Los problemas han surgido con vientos superiores a los cien kilómetros porque las mallas se rompen, por lo que ahora se trabaja con una fundación de Alemania para utilizar mallas más rígidas, que si bien recogen un poco menos de agua aguantan mejor la fuerza del viento, dijo María Victoria Marzol.

La investigadora manifestó que es posible que se realice un nuevo proyecto en Marruecos pero para intentar detener la erosión, después de que miembros de la organización marroquí estuviesen el pasado verano en Tenerife, donde observaron la diferencia que hay en esta isla entre el sur, más cálido, y el norte, húmedo.

María Victoria Marzol dijo a los miembros de Dar Si Hmad que en Perú se lleva a cabo un proyecto para reforestar con la ayuda del agua de la niebla, y también subrayó que la existencia de un bosque de laurisilva, se debe al mar de nubes que hay sobre esa zona de Tenerife.

Por eso los responsables de la organización marroquí mostraron su interés por utilizar agua de las nubes para reforestar algunas zonas de Marruecos.

Sudáfrica, Chile y Tenerife

Marzol conoció el uso de mallas para recoger agua de las nubes cuando en los años 80 del siglo pasado trabajó con una beca en Chile, y las primeras experiencias se realizaron hacia 1912 en la zona de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

La recogida de agua de las nubes no puede hacerse todos los días no a todas las horas del día, manifestó María Victoria Marzol, quien tiene información cada diez minutos de un proyecto que se lleva a cabo en la zona de Anaga, en el nordeste de Tenerife.

El proyecto de Tenerife está a unos 842 metros de altitud y a cuatro kilómetros de la costa y se ha comprobado que aunque se trata del mismo mar de nubes que en Marruecos el funcionamiento es diferente, de forma que en el continente se recoge más en invierno y en la isla en verano, pero cantidades similares.

Marzol reconoce que la recogida de agua de las nubes sirve para solucionar el problema de pequeñas comunidades, pero no de grandes poblaciones. EFEverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies