Residuos

El ADN, al servicio de la lucha contra los excrementos caninos

  • También es un problema para la Salud Pública

El ADN, al servicio de la lucha contra los excrementos caninos Foto de archivo de perros. EFE/Ady Kerry

Caminar por las calles de una ciudad puede ser, en ocasiones, toda una odisea debido a la presencia de excrementos caninos, una problemática a la que los Ayuntamientos están cada vez más empeñados en poner solución y para lo que podrían encontrar en el ADN el mejor aliado.

La legislación vigente obliga al propietario del animal a recoger de forma inmediata los excrementos depositados en la vía pública y no hacerlo supone una grave actitud incívica, comparable con actos vandálicos como quemar contenedores o arrojar residuos de manera ilícita.

Es cierto y reconocido que en los últimos años la concienciación de los propietarios de los perros sobre la necesidad, simplemente por civismo, de recoger las heces de sus animales ha aumentado, pero siguen siendo muchos los que no lo hacen y los abandonan.

Con ello no provocan sólo un problema visual u olfativo, sino también de Salud Pública, donde el principal grupo de riesgo son los niños; de ahí la importancia de seguir aumentando esa concienciación a través de medidas informativas, tanto proactivas -dispensadores de bolsitas para recoger las heces, contenedores para depositarlas o zonas pipi-can- como coercitivas.

Bancos de ADN

En relación a éstas últimas se escucha, cada vez más, en los últimos meses, la de la creación de bancos de ADN caninos que permitirían multar a los propietarios de los animales que no recojan las heces, una medida que ya está en marcha en municipios como el de Xativa (Valencia) y que ahora va a desarrollar el Ayuntamiento de Huelva, donde, según el alcalde, Pedro Rodríguez, será una realidad después de verano.

De esta forma al chip del que disponen los perros registrados para tener constancia de su identidad se sumará ahora la identificación mediante ADN del animal, cuya composición también está presente en los excrementos.

Tras esto, la forma de actuar es la siguiente, los técnicos municipales tomarán muestras de las deposiciones que haya por las calles y se analizarán procediendo posteriormente a su cotejo en la base de datos que delatará al propietario y la Policía Local podrá proceder a sancionarlo.

Censo sanguíneo de animales

El Ayuntamiento onubense ya está trabajando en la creación de ese censo sanguíneo de animales, en contacto con el Colegio de Veterinarios de Huelva para determinar cómo se efectuarán los análisis y en la elaboración de una ordenanza específica para regular esta nueva herramienta.

Huelva se convierte así en el primer municipio andaluz que apuesta decididamente por una medida que está siendo estudiada en Málaga y descartada en Córdoba y en otros municipios de la geografía española entre otras cosas, por entender, que tiene un coste demasiado elevado.

Por el momento, esto no ha echado para atrás al Ayuntamiento de Huelva, que está empecinado en acabar con un problema contra el que ya se imponen multas de hasta 500 euros que, además, tiene un coste elevado para las arcas municipales y hacer de las calles, parques y jardines de la ciudad espacios limpios.

Se trata, en definitiva de poner la ciencia al servicio de esta lucha, y no como una herramienta recaudatoria, sino disuasoria, es decir, lo que se pretende es generar conciencia en aquellos propietarios que aún no la tienen, aunque sea bajo el apercibimiento de multas que pueden alcanzar los 500 euros. EFEVERDE

Vota por el Día de la Red Natura 2000 para el premio ciudadanía europea

Vota Natura-2000-Day_WEBSEO_ESP_ENG-copia

Más Información:

http://ec.europa.eu/environment/nature/natura2000/awards/application-2015/award-finalists/index_en.htm




Secciones: