AGUAS SUBTERRÁNEAS

El acuífero de La Mancha ya se explotaba en la Edad de Bronce

  • Las motillas se construyeron para extraer agua subterránea tras una sequía extrema

El acuífero de La Mancha ya se explotaba en la Edad de Bronce Motilla de Torralba. Imagen cedida por Centro Asociado Ciudad Real-UNED

Efeverde.- Las motillas de La Mancha, yacimientos arqueológicos que datan de la Edad de Bronce, podrían haber sido construidas como sistema de captación de agua subterránea en un momento de estrés ambiental tras un prolongado periodo seco, según se recoge en el último número del Boletín Geológico y Minero.

Esta publicación se hace eco del trabajo de campo desarrollado hasta marzo de 2014 por técnicos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y que impulsó en junio del mismo año la concesión de un proyecto de investigación cofinanciado por la Junta de Castilla-La Mancha que culminó en octubre.

Hace 4.000 años

Según las conclusiones del IGME, las motillas son el referente principal del asentamiento humano organizado más antiguo (Calcolítico-Edad de Bronce) de la península Ibérica capaz de extraer agua del subsuelo, una solución a la sequía que pervivió casi un milenio y que sentó las bases de una sociedad más compleja y jerarquizada.

Estudios con georradar y de la estratigrafía (geotecnia) en la motilla de El Acequión (Albacete)

Estudios con georradar y de la estratigrafía (geotecnia) en la motilla de El Acequión (Albacete)

En declaraciones a EFE, el jefe de Área de Hidrogeología Aplicada del IGME, Miguel Mejías, ha explicado que las motillas se sitúan sobre el acuífero regional de La Mancha, que tiene una profundidad, entre 7 y 10 metros, “que permitía la excavación con las herramientas de la época”.

Están muy próximas a los cauces fluviales o sobre pequeñas lagunas, lo que indica que “los hombres de la Edad de Bronce debieron pensar que si por ahí habían discurrido los ríos el agua estaría debajo, a poca profundidad”, ha añadido Mejías.

“Se trata de una cultura que sólo se da en La Mancha”, sobre llanuras de inundación donde la presencia de agua estaba asegurada incluso en periodos de sequía y de donde podía ser extraída mediante pozos de poco calado.

Solución a la crisis ambiental 

Los trabajos impulsados desde el IGME y en los que participaron también científicos y técnicos del CSID, la UNED y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), determinaron que las motillas constituyeron una solución ante una contingencia climática que derivó en una crisis ambiental.

Además, se cree que estas construcciones quedaron en desuso y fueron definitivamente abandonadas tras la finalización de ese periodo seco, al que siguió un ascenso del nivel freático y un incremento de los caudales de los ríos.

En la zona existen 32 motillas de 4.000 años de antigüedad, cuyo aprovechamiento perduró durante ese evento climático que se caracterizó por una “aridificación muy pronunciada”, ha explicado Luis Benítez de Lugo, arqueólogo y profesor de la UNED.

Georradar en la Motilla del Acequión

Georradar en la Motilla del Acequión (Albacete)

Especialización y simbolismo

Las motillas son unas construcciones de planta normalmente circular, con doble o triple línea de muralla y, en ocasiones, con una torre central, “que pudo tener una función relacionada con el reparto del agua subterránea alrededor de las construcciones para dar de beber a los animales y regar una pequeña huerta“, ha añadido.

Además, los muertos enterrados ritualmente en su interior confieren a estos lugares “una elevada carga simbólica“, ya que “usaban a los difuntos para legitimar la propiedad de la tierra y del agua, como marcadores territoriales“.

“Debemos averiguar si todas las motillas contienen pozos en su interior y si jugaron algún papel similar al de los túmulos funerarios”.

Estrategia

Existen alrededor de las motillas numerosos asentamientos de la época, y de hecho tras su abandono fueron utilizadas también por pobladores de la Edad del Hierro o en la época medieval, que se instalaron sobre el ‘tell’ formado por sus ruinas, “ya que los poblados en altura jugaron un papel muy importante en el control del territorio”, ha explicado Benítez de Lugo.

Benítez de Lugo ha destacado las similitudes que existen entre estas construcciones y los ‘magrod’ del norte de Marruecos, donde los sistemas de extracción de agua subterránea no emplean medios mecánicos tan sofisticados como los que actualmente se utilizan en el acuífero regional de La Mancha.




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies