ECOTURISMO ACEBO

Turismo navideño entre acebos

  • Las 200 hectáreas del Acebal de Garagüeta son Reserva Natural desde 2008 

Turismo navideño entre acebos Acebos junto a una cabaña de pastores trashumantes en Garagüeta. EFE/El Acebarillo

Cuevas vegetales, ríos de piedra y chozas de pastores trashumantes al abrigo de numerosas bóvedas de acebo componen el vetusto paisaje del Acebal de Garagüeta (Soria), una opción de turismo sostenible y ornitológico alrededor de este arbusto, "rey del invierno" y adorno navideño por excelencia.

Más de 200 hectáreas forman la extensión continua de acebo más amplia de toda Europa y una de las pocas “masas puras” de esta planta presentes en España, según ha explicado a EFEverde el centro de interpretación La Casa del Parque del Acebal de Garagüeta, ligado a la empresa de economía local, El Acebarillo.

Esta formación, compuesta en su mayoría por jóvenes y mujeres, nació con el objetivo de “dar valor a los aprovechamientos tradicionales del acebo, trabajar por la conservación de este espacio natural y mostrar su singularidad”, según su portavoz Cristina Martínez Narro quien destaca el poco habitual tamaño de los acebos de la zona, de hasta 11 e incluso 16 metros de altura.

Esta Reserva Natural, distinguida por la Junta de Castilla y León en 2008, fue durante la prehistoria una zona “ocupada por glaciares y donde el hielo moldeaba el paisaje deslizándose ladera abajo hacia los valles” en un movimiento que rompía y arrastraba las rocas de arenisca para formar canchales o ríos de piedra que perduran hoy.

Canchales o ríos de piedra del Acebal. EFE/ElAcebarillo

Canchales o ríos de piedra del Acebal. EFE/ElAcebarillo

Sobre esta zona se asentó después un bosque de robles y hayas que poco a poco fue dejando espacio al acebo, una especie de umbría que formaba parte de su sotobosque y que hoy convive con zarzamoras, espinos, endrinos y majuelos, entre otras especies.

La variedad de flora da refugio y alimento a todo tipo de fauna, desde corzos, zorros o tejones hasta rapaces y aves migratorias, “aunque en invierno destaca la presencia de bandadas de zorzales que vienen de Europa buscando alimento”, ha recomendado a los visitantes.

Ramilletes con “ecoetiqueta”

Es también en esta época del año cuando “el acebo luce en todo su esplendor presentando sus llamativos frutos rojos, mientras la naturaleza está como dormida y la mayoría de árboles ya han tirado sus hojas”, ha asegurado sobre esta decoración navideña que, afirma, “engalana los hogares desde los años cincuenta”.

Sin embargo, el acebo es una especie protegida que no conviene adquirir en cualquier establecimiento: El Acebarillo ofrece ramilletes y adornos “podados por personal especializado de acuerdo al Plan de Ordenación y bajo la supervisión de la Junta de Castilla y León a través de los Agentes Medioambientales.

Pilar, una artesana de la zona, prepara un centro de mesa con "ecoetiqueta". EFE/ElAcebarillo

Artesana.EFE/ElAcebarillo

Estos productos cuentan además con la certificación forestal de AENOR y una “ecoetiqueta” que informa del origen del acebo y garantiza que un porcentaje de los ingresos de las ventas “van directamente a un fondo para realizar inversiones de mejora y mantenimiento del acebal”, ha matizado.

El aprovechamiento de la ramilla es sostenible “y no sólo eso, sino que es necesario para la conservación del bosque”, que cuenta con un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales para marcar dónde y cuánto se puede podar.

Rutas al abrigo de los frutos rojos

Además de acceder a la compra ética de este producto, los excursionistas podrán acceder a sestiles o cuevas vegetales donde se refugia el ganado, “guiados por personal especializado a través de los pasillos más grandes y ocultos bajo la protección de los acebos”, con rutas de hasta 700 metros.

Asimismo existe la opción de realizar talleres de estaquillado de acebo, manufactura de adornos a partir de esta planta, actividades de reciclaje, rutas micológicas o carreras de orientación en la naturaleza, entre otras.

Una de las cuevas vegetales de la zona. EFE/El Acebarillo

Cueva vegetal de la zona. EFE/El Acebarillo

Se trata en definitiva de una oportunidad para acercarse a esta desconocida planta navideña empleada en ebanistería por la dureza de su madera y que fue también según Martínez Narro “el árbol mágico que atraía protección y suerte para los antiguos celtas”. EFE/Beatriz Pérez




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies