Academia Galega de Ciencias premia proyectos sobre sectores vinícola y forestal

Academia Galega de Ciencias premia proyectos sobre sectores vinícola y forestal

Santiago de Compostela (EFEfuturo).- La Real Academia Galega de Ciencias (RAGC) ha concedido ex aequo su Premio de Investigación 2013 a dos proyectos con resultados aplicables a los sectores vitivinícola y forestal.

El galardón, dotado con 6.000 euros, se repartirá entre un equipo científico de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y otro del Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia (IIAG).

Centro de Investigación en Química Biológica y Materiales Moleculares (CIQUS) de la USC.

Los investigadores desarrollaron un procedimiento para la identificación automática, en cuestión de minutos, de las variedades de uva presentes en vinos blancos acogidos a las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) de Galicia: Rías Baixas, Ribeiro, Valdeorras, Monterrei y Ribeira Sacra.

Tomando una pequeña muestra de vino se realiza un análisis químico mediante la técnica denominada resonancia magnética nuclear y se compara con la base de datos elaborada también en el marco de este proyecto, en la que se caracterizaron cerca de un centenar de vinos mono y plurivarietales representativos de las variedades mayoritarias de uva en Galicia: Albariña, Godello, Treixadura, Palomino y algunas minoritarias como Loureiro, Doña Blanca y Torrontés.

Los investigadores lograron identificar una serie de parámetros característicos de cada variedad, de manera que se pueden usar a modo de “huella digital” para compararla con otros vinos.

La validez de estas “huellas” para identificar rápidamente la variedad de uva empleada en la vinificación en el caso de los vinos monovarietales o las variedades combinadas en el de los plurivarietales fue testado con 94 vinos de estas variedades. A pesar de la reducida base de datos empleada, el sistema registra un nivel de acierto en la clasificación igual o superior al 95% en los monovarietales y un porcentaje similar en los plurivarietales, siempre que la proporción del componente minoritario en estos últimos sea por lo menos del 25%.

La utilización de análisis químicos para determinar los componentes de un vino está ya muy implantada, pero el tipo de técnica que se viene utilizando (principalmente la cromatografía) hace que el proceso sea lento y costoso, entre otras cosas porque exige realizar análisis separados de cada componente y el vino es una mezcla compleja con multitud de ellos. La técnica presentada por los investigadores galardonados por la RAGC supone una alternativa sencilla, rápida y técnicamente fiable.

En un territorio como el gallego, esta solución es especialmente útil, dada la especial complejidad de los vinos de sus DOP, con multitud de tipos de uva y la existencia de tantos vinos plurivarietales (como ocurre por ejemplo en la DOP Ribeiro). Para mayor complicación desde el punto de vista de la composición, dentro de algunas DOP hay varias subzonas (la Rías Baixas acoge vinos del Salnés, Ulla, Rosal y Tea, por ejemplo), con vinos que tienen matices –y en consecuencia una composición– ligeramente distintos aun siendo de la misma denominación.

Los investigadores han previsto continuar esta línea de trabajo para ampliar la base de datos de vinos, reducir el umbral mínimo de identificación de variedades por debajo de ese 25%, incorporar nuevas variedades de uva minoritarias a su catálogo e introducir otras técnicas de análisis químico.

La enfermedad más grave del castaño

Empatado con el anterior, se premia también un trabajo que ha buscado soluciones en la biotecnología para atajar la enfermedad más grave que sufren los castaños gallegos y de la gran mayoría de Europa: la tinta, una infección provocada por un hongo que conduce a la muerte del árbol.

La propuesta de María Elena Corredoira y Ana María Vieitez, del Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia (CSIC), es una alternativa tecnológica a los métodos convencionales basada en la ingeniería genética. El método diseñado por estas dos científicas busca preservar la pureza de la especie europea usando técnicas que se centran en la sobreexpresión de genes específicos del propio árbol capaces de promover su resistencia a la enfermedad, en lugar de recurrir a la hibridación entre especies.

Durante el primer tercio del siglo XX el cruce entre el castaño europeo y el asiático era la única opción válida para hacer frente a la tinta, que por aquel entonces devastaba los bosques de todo el continente. En España, el programa se inició bajo la dirección de Cruz Gallástegui en la Misión Biológica de Galicia (Pontevedra), pero al tiempo que se diseminaban los híbridos también se esparcía la información genética de la variedad asiática, resistente a la tinta pero productora de árboles de menor porte y castañas de peor calidad que las de los castaños europeos. La depuración de esta información genética asiática por medios convencionales (mediante retrocruzamientos) requiere por lo menos 20 años, por lo que las investigadoras premiadas por la RAGC buscaron alternativas tecnológicas que permitan acortar los plazos que exige un programa de mejora convencional para obtener castaños resistentes a la tinta.

Su hallazgo se basa en la identificación de genes del propio castaño que tienen actividad antifúngica. Esto les permitió diseñar estrategias biotecnológicas que consisten en la sobreexpresión de estos genes para conseguir castaños resistentes a la tinta. La solución consiste, por lo tanto, en la transformación genética del castaño utilizando su propio material, lo que permite preservar las características de calidad superior de la variedad europea respecto de las híbridas.

Los resultados de esta investigación serán de gran importancia para los múltiples países de todo el mundo con poblaciones de castaños afectados por la tinta y muy particularmente para Galicia, dado que este árbol, presente en sus bosques desde el período Terciario y con un historial de cultivo comenzado por los romanos, es una especie en la que están puestas muchas expectativas. Galicia produce hoy más de la mitad de las castañas españolas (alrededor de 10.000 toneladas al año) y, de cara al futuro, el Plan Forestal de Galicia le otorga al castaño el mismo peso específico en términos de valor económico de la producción que el pino, con una producción de 1,6 millones de metros cúbicos al año en 2032.

 

Premio Jóvenes Investigadores

 

El trabajo merecedor del Premio de Promoción de Jóvenes Investigadores, convocado por la RAGC para promocionar el trabajo de los científicos gallegos menores de 28 años, recayó en el matemático de la USC Adrián Fernández Tojo. En él profundiza en las funciones de Green para ecuaciones diferenciales con involuciones, con el propósito de avanzar hacia la comprensión de las leyes que rigen ciertos fenómenos y teorías físicas que a día de hoy no se entienden por completo.

Los premios, que alcanzan este año su XXII edición, serán entregados en un acto el próximo 18 de diciembre en la sede de la RAGC, en Santiago de Compostela. EFEfuturo




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies