CATALUÑA PROCESIONARIA

Cataluña quier tener un mapa de bosques con procesionaria del pino

Cataluña quier tener un mapa de bosques con procesionaria del pino Si encuentras procesionaria del pino informa a través de las redes sociales. Foto/A. Larena

Los científicos del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) han iniciado hoy una campaña de participación ciudadana a través de las redes sociales para recoger datos sobre la presencia de procesionaria del pino en los bosques.

La iniciativa se enmarca en el proyecto ‘Bosques sanos para una sociedad saludable’, que impulsa la Fundación Bancaria “La Caixa” y que se presentará oficialmente en los próximos meses.
El objetivo de la campaña es pedir la colaboración de los ciudadanos de toda Cataluña para que cuelguen fotos en Twitter, Facebook, Flickr o Instagram con los hastags #AlertaForestal #processionaria cuando encuentren zonas de bosque afectadas por la procesionaria de los pinos (Thaumetopoea pityocampa).
Según ha informado el CREAF, también se pueden enviar las fotos a alertaforestal@creaf.uab.cat.

La Thaumetopoea pityocampa, la oruga dañina tanto para los árboles como para las personas.

La Thaumetopoea pityocampa, la oruga dañina tanto para los árboles como para las personas. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Conocer su ubicación y su ciclo biológico 

Con estos datos, los investigadores del CREAF pretenden mejorar el conocimiento sobre el ciclo biológico de la especie y evaluar la capacidad que tiene este insecto de afectar grandes extensiones de bosque.
En este momento del ciclo de la procesionaria, la mayor parte de las orugas ya han bajado de los árboles haciendo las conocidas procesiones, aunque todavía se pueden ver algunas en diferentes zonas del territorio.

Pero los investigadores han aclarado que no necesitan fotos de las procesiones, sino imágenes que les permitan hacer una estimación aproximada de la cantidad de hojas que se han comido estas orugas.

Para identificar estos bosques afectados, lo más fácil es fijarse en la presencia de bolsas de seda que las orugas han dejado en los árboles antes de bajar para enterrarse.

Conocer qué impacto tiene en los árboles

“La foto ideal que estamos pidiendo es una vertiente de bosque más o menos defoliado en la que las bolsas de procesionaria sean bien visibles“, ha explicado el investigador del CREAF Jordi Vayreda, uno de los promotores de esta nueva campaña.
Vayreda insiste en que las típicas procesiones pueden ser un testimonio interesante del momento del ciclo biológico del insecto, pero no les ayuda a valorar el impacto que ha tenido sobre los árboles.

Para que los datos sean realmente útiles, los investigadores necesitan conocer con la máxima precisión posible el momento, la posición y la orientación de la máquina que ha tomado la fotografía.

Posicionamiento GPS

Por eso explican que es muy importante que las personas que participen activen el posicionamiento GPS del móvil (o de la cámara de fotos) y que envíen la foto en el momento de hacerla.
Si no es posible, lo mejor sería localizar la foto en un mapa para enviar las coordenadas en el cuerpo del mensaje.
“Si los datos son suficientemente buenos, podremos ubicar estas imágenes en un modelo tridimensional del territorio y estimar la superficie que se ha visto afectada por la procesionaria”, ha indicado Lluís Brotons, otro de los promotores de la campaña e investigador del CSIC en el CREAF y en el Centro de Tecnología Forestal de Cataluña.

Saber cómo se evoluciona  

El cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat realiza cada invierno una campaña para valorar la afectación de los pinares catalanes por la procesionaria.
Con la información que recogen, el Departamento de Agricultura prevé las necesidades y prioridades de tratamientos en las diferentes zonas afectadas.
La campaña de participación ciudadana que ahora propone el CREAF complementará esta información durante el resto del año y permitirá obtener datos de todo el ciclo biológico de este insecto.

Oruga común de procesionaria del pino, que provoca fuertes reacciones alérgicas en los seres vivos.

Oruga común de procesionaria del pino, que provoca fuertes reacciones alérgicas en los seres vivos. EFE/Rafa Alcaide

“Iniciar varias campañas de participación ciudadana como ésta en diferentes momentos del año nos permitirá conocer más detalles de cómo varía el ciclo biológico de la procesionaria entre unas zonas y otras, y de cómo se están recuperando los pinares de la defoliación que provocan las orugas”, ha resumido Vayreda.

“En ningún caso pueden sustituir la labor experta que de manera programada, metódica y exhaustiva hacen los agentes rurales cada año para valorar los efectos de la procesionaria en nuestros bosques”, ha concluido Vayreda.

El proyecto ‘Bosques sanos para una sociedad saludable” pretende conocer cómo los bosques pueden afectar directa e indirectamente la salud humana y el bienestar de la sociedad y para ello quiere analizar cómo están los bosques y prever cómo estarán en el futuro, teniendo en cuenta el cambio climático, cambios en el régimen de incendios, en los usos del suelo o en la biodiversidad. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies