PAPÚA TERREMOTO

Unos 270.000 papuanos necesitan ayuda urgente tras terremoto

Unos 270.000 papuanos necesitan ayuda urgente tras terremoto Foto de archivo de niño sobre escombros. EFE/JAMES MEPHAM/UNICEF

Más de un cuarto de millón de personas sigue necesitando ayuda humanitaria urgente en Papúa Nueva Guinea tras el terremoto de magnitud 7,5 del pasado 26 de febrero, que causó más de un centenar de muertos, informó ayer Naciones Unidas.

El gobierno papuano y organizaciones humanitarias trabajan para hacer llegar la asistencia a zonas remotas, algunas de las cuales siguen aisladas por los daños en infraestructuras y aludes de tierra provocados por el seísmo del 26 de febrero y más de 150 réplicas.

De las 270.000 personas más necesitadas, unas 125.000 son niños, según dijo Unicef, que esta semana repartió 23 toneladas de material, incluidas tiendas, tabletas de purificación de agua, paquetes con productos de higiene y mantas.

“Las vidas de los niños están en peligro”, dijo la representante de Unicef, Karen Allen, en un comunicado.

“Tienen acceso limitado a las necesidades básicas, las familias luchan por sobrevivir en refugios abarrotados o para reconstruir sus hogares y huertas”, añadió.

Hasta la fecha, se han entregado más de 12.000 paquetes con alimentos terapéuticos y suficientes vacunas para proteger a 31.700 niños contra el creciente riesgo de enfermedades y desnutrición, indicó Unicef.

Unas 34.153 personas desplazadas

Las provincias de Hela y Southern Highlands (Cordillera Meridional) son las más afectadas por el seísmo que, según las autoridades papuanas, ha causado al menos 110 muertos.

Unas 34.153 personas se han visto desplazadas y se encuentran alojadas en unos 39 refugios improvisados en centros comunales o sanitarios, según el último informe de situación elaborado por el gobierno papú, la ONU y organizaciones humanitarias.

El mismo informe indicó que el 65 por ciento de los centros sanitarios de Hela y Southern Highlands sufrieron daños y el 32 por ciento siguen cerrados.

En cambio, las principales carreteras de la zona están abiertas total o parcialmente y los aeropuertos vuelven a estar operativos, salvo los aeródromos de Huya y Komo que solo son accesibles con helicóptero.

Riesgo de epidemias 

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU señaló que el terremoto dañó las fuentes de agua y que la población se ve obligada a abastecerse de ríos y aguas superficiales, por lo que alertó del riesgo de un brote de epidemias en la zona.

El gobierno papuano ha destinado 105 millones de kina (unos 32 millones de dólares) a hacer llegar ayuda a los damnificados.

Los terremotos son comunes en Papúa Nueva Guinea, que se encuentra en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, un punto de acceso para la actividad sísmica debido a la fricción entre las placas tectónicas. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies