BALEARES AVES

Los humedales de Baleares acogen a más de 17.000 aves en invierno

Estorninos pinto (Sturnus vulgaris) en el Salobrar de sa Porrassa (Calvià) en Mallorca. EFE/Atienza

Los humedales de los diferentes espacios naturales protegidos de las Islas Baleares, acogen en invierno a un total de 17.167 ejemplares de más de 70 especies diferentes, ha informado la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio.

Las cifras y datos son del conteo anual del mes de enero en el que participan, además del personal de los espacios naturales, ornitólogos y voluntarios colaboradores.

Aves en los humedales de Baleares

En las albuferas del norte de Mallorca pasan el invierno 11.133 aves acuáticas de 61 especies diferentes. La mayoría, 8.253 de 59 especies, han sido localizadas en el Parque Natural de la Albufera de Mallorca.

En la Reserva Natural de la Albufereta se han visto 2.087 de 35 especies, y en Maristany 793 de 19 especies diferentes. El año pasado se censaron 10.774, una cifra muy parecida a la de este año.

Este año, destaca el aumento poblacional de la cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris), una especie en peligro crítico de extinción que ha llegado a los 28 ejemplares.

Se trata de una cifra que confirma la buena adaptación de la especie a este espacio natural protegido, con una tendencia positiva durante en los últimos años.

Así, en 2012 y en 2013 sólo se observó un ejemplar y en los últimos tres años ya rondaban la veintena, lo que se debe a los reforzamientos poblacionales de los últimos años, el más reciente el pasado noviembre cuando se introdujeron 30 nuevos ejemplares provenientes del zoo de Colonia.

En cuanto al resto, el ave más abundante en estas zonas húmedas son los cuchara común (Anas clypeata) y los ánades azulones (Anas platyrhynchos) con más de 1.500 ejemplares cada especie; les siguen las fochas (Fulica atra) con 1.110 ejemplares observados y las garcillas bueyeras, sólo en la Albufereta con 202 individuos.

La cifra de flamencos ha logrado este año 191 ejemplares entre la Albufera y la Albufereta.

Seguimiento de aves

Estorninos pinto (Sturnus vulgaris) en el Salobrar de sa Porrassa (Calvià) en Mallorca. EFE/Atienza

En el Parque Natural de Ses Salines d’Eivissa i Formentera se han censado 1.652 aves de 37 especies. La especie más numerosa en Eivissa es el flamenco (Phoenicopterus ruber): se han contado 534 entre Es Codolar, Es Cavallet y Sa Sal Rossa. La especie más representativa de esta zona húmeda ha incrementado el número de ejemplares respecto al año pasado, cuando se contabilizaron 183.

En Formentera se han censado 276 aves frente a las 552 del año pasado, un descenso provocado por los pocos ejemplares observados de zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis), que han pasado en un año de los 250 a los 9 ejemplares; y de los chorlitos dorados (Pluvialis apricaria), de los 80 individuos a 5.

Los técnicos intensificarán el seguimiento de esta especie y la evolución durante los próximos meses para averiguar el motivo de este descenso, a pesar de que señalan como posible causa la oleada de frío de las pasadas semanas.

El resto de aves se mantienen en cifras similares a los últimos años. En el parque natural se encuentran en mayor número, por detrás de los flamencos, los tarros blancos (Tadorna tadorna) con 213 ejemplares, 160 chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus) y 139 ánades azulones (Anas platyrhynchos).

Como nota curiosa se ha observado una cigüeña común en l’Estany des Peix y una pagaza piquirroja.

En el censo de Eivissa y Formentera han participado agentes de Medio Ambiente, el naturalista del parque y voluntarios del GEN-GOB Eivissa.

En la Albufera de Es Grau se han censado 1.889 pájaros de 25 especies diferentes. El más abundante es la focha con 730 ejemplares observados, seguido de porrón europeo (Aythya ferina) con 296 individuos y el zampullín común (Tachybaptus ruficollis) con 235. Destaca la presencia de un pelícano llegado a finales de verano y dos águilas pescadoras.

En la laguna de Morella se han observado 172 pájaros de 13 especies diferentes. Destacan 11 patos de pato colorado (Netta rufina) y 3 ejemplares de porrón pardo (Aythya nyroca), del cual se tiene constancia desde los últimos años a pesar de no ser habitual en esta zona. La Albufera des Grau es el único lugar donde se reproduce de todas las Islas Baleares.

En Addaia se han contado 545 pájaros de 22 especies. A pesar de que aquí la especie más abundante es la focha, con 390 ejemplares, destaca la presencia de 25 flamencos. Además se han observado unos pocos ejemplares de chorlitejo chico (Charadrius dubius), 4, que no han partido en África en otoño, como solo ser habitual.

Lo mismo ha pasado con dos ejemplares de cigüeñuela común (Himantopus himantopus). En Menorca el censo de aves lo lleva a cabo la Societat Ornitològica de Menorca en colaboración con la Agencia Reserva de la Biosfera.

En cuanto al Parque Natural ES Trenc–Salobrar de Campos se han observado un aumento significativo de chorlitos dorados (Pluvialis apricaria), que pasan de los 803 ejemplares, observados el 2020, a los 1060. De hecho, ésta es la ave más abundante. En 2019 fueron 254.

Le siguen los tarros blancos con 279 individuos censados. Por el contrario, disminuyen los chorlitejos patinegros, que pasan de los 296 hace dos años, a los 14 de este año; los ánades azulones, los cucharas comunes y las avefrías europeas (Vanellus vanellus). En total son 1.763 aves las que invernan en este lugar.

En el Parque de Mondragó se han observado 13 aves de 7 especies diferentes como martín pescador, andarríos chico, gallineta común y zampullín común. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com