ORDESA

Ordesa da pasos para salvaguardar su patrimonio inmaterial

Lago Helado -Pirineo-Monte perdido Recurso de archivo

Zaragoza (EFE).- Investigadores y etnógrafos han obtenido ya los primeros resultados de una investigación iniciada el otoño del año pasado para recopilar y salvaguardar el patrimonio inmaterial de la zona de Ordesa-Monte Perdido, catalogado como Sitio Patrimonio Mundial, y a profundizar en el conocimiento de su toponimia popular y tradicional.

Según informa el Gobierno aragonés, esta iniciativa, derivada de la vinculación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en el proyecto europeo Interreg-Poctefa, tiene como principal objetivo salvaguardar los conocimientos que conservan las personas mayores de las localidades ligadas a esta zona y que, hasta ahora, nunca habían sido puestos por escrito de manera sistemática.

Los primeros pasos del estudio han consistido en la elaboración de un listado de personas que podrían ejercer de informantes sobre los diferentes aspectos que conforman el patrimonio inmaterial de la zona como tradiciones y expresiones orales, usos sociales y festivos, conocimientos relacionados con la naturaleza o técnicas artesanales tradicionales, entre otros.

Para elaborar este listado, los investigadores han contado con la colaboración de diferentes agentes locales como alcaldes, funcionarios municipales, miembros de asociaciones y entidades ciudadanas, técnicos de la administración pública y agentes de protección de la naturaleza.

Con estos datos, se han realizado casi medio centenar entrevistas a los mayores de la zona, que han aportado sus recuerdos y conocimientos sobre costumbre y tradiciones, ligados a las 32 localidades más directamente relacionadas con la zona y enclavadas en los términos municipales de Bielsa, Broto, Fanlo, Fiscal, Puértolas, Tella-Sin y Torla-Ordesa.

A partir de estas conversaciones se ha logrado, en el apartado de tradiciones y expresiones orales, la grabación de una versión en belsetán del conocido como ‘Romance de Marichuana’, un popular recitado aragonés que aborda en tono burlón la relación entre un pastor montañés trashumante y una moza de la Tierra Baja.

También se ha recogido en el núcleo de Nerín una interesante leyenda, posiblemente inédita hasta la fecha, que explica la costumbre de tener en cada rebaño una oveja ‘marta’ (de lana completamente negra) a modo de protección, en función de una legendaria concesión real a los ganaderos de la zona para disfrutar en verano de los pastos de la zona de Góriz.

Entre los usos rituales y actos festivos, resulta destacable que muchas localidades de la zona tuvieran la costumbre de realizar una “esquillada” en alguna fecha entre Navidad y Carnaval, rodeando cada pueblo en grupo y produciendo un gran estruendo a base de sacudir “trucos”, “cuartizos”, “esquillas” y cencerros.

De hecho, y como parte del estudio, el pasado 18 de enero fue documentada la hoguera y la esquillada que aún se celebra de manera tradicional en honor a San Vicente en el pueblo de Puértolas.

De carácter menos pagano y más religioso son los cantos dedicados a diversas advocaciones, como los que se entonan en honor a San Úrbez, santo pastor y montañés de gran devoción en la zona, y que han podido ser grabados gracias a la colaboración de una persona mayor natural del lugar de Buerba.

Y en cuanto a los usos para la gestión y aprovechamiento de los recursos naturales han podido ser caracterizados los diferentes sistemas tradicionales existentes y a través de los cuales se aprovechaban de manera sostenible y eficaz los recursos pastoriles de las cuatro principales áreas en que puede dividirse el área de Ordesa.

En total, casi 50 personas entrevistadas, 60 horas de grabación y una “excelente acogida” por parte de la población local, informan las fuentes citadas.

En su mayor parte, las entrevistas etnográficas han sido realizadas por la investigadora y narradora oral, Sandra Araguás, y por el etnógrafo Félix A. Rivas, miembro de Atelier de Ideas S.Coop, entidad responsable de la realización de este estudio.
Otras dos investigadoras que han participado en esta tarea han sido la socióloga, Elisa Pérez, también parte de Atelier de Ideas, y la etnógrafa con raíces en la comarca Nereida Muñoz.

Hasta la finalización del estudio, prevista para el próximo mes de junio, las tareas que quedan por realizar son el análisis de toda la información recogida, la constatación de la pervivencia de algunas de las prácticas documentadas y la elaboración de una serie de fichas descriptivas de determinados elementos del Patrimonio Inmaterial.

También queda pendiente de llevar a cabo el avance y desarrollo del capítulo del estudio dedicado de manera específica a la recopilación de la toponimia.

De este estudio de la toponimia se está encargando el geógrafo somontanés Nacho Pardinilla, vinculado desde hace años con la zona de Ordesa. Su trabajo ha consistido en primer lugar en realizar fotografías de las zonas más escarpadas de la zona con el objetivo de contar con un material gráfico que posibilite el reconocimiento del terreno por parte de personas mayores como antiguos pastores, cazadores o personal jubilado del Parque Nacional, sin necesidad de trasladarse directamente a los propios parajes de difícil acceso.

Los resultados que se obtengan de este estudio pasarán a formar parte de los materiales de trabajo del propio Parque Nacional, y una selección de los contenidos de mayor interés serán divulgados a través de los portales web del Sistema de Información de Patrimonio Cultural Aragonés (SIPCA) y del Patrimonio Mundial Pirineos Monte Perdido. EFE
lef

 

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com