De encinas, bellotas y cómo ayudar a que germinen. Por (*) @luquilou

De encinas, bellotas y cómo ayudar a que germinen. Por (*) @luquilou

La encina es uno de los árboles más representativos de la Península Ibérica. A la encina se le conoce también como carrasca o chaparra o chaparro, en castellano, alzina en catalán, o artea en euskera. La encina junto a los árboles de alcornoques y de quejigo constituyen el grupo forestal más característico de la Península …

La encina es uno de los árboles más representativos de la Península Ibérica.

A la encina se le conoce también como carrasca o chaparra o chaparro, en castellano, alzina en catalán, o artea en euskera.

La encina junto a los árboles de alcornoques y de quejigo constituyen el grupo forestal más característico de la Península Ibérica.

Las encinas son árboles que pueden vivir centenares de años y su madera es dura, muy resistente y de color rojizo.

Es un árbol robusto, de gran belleza, que puede vivir al nivel del mar en el área mediterránea o hasta los 1400 metros aproximadamente en el interior de la Península ibérica.

La floración de la encina, como la de muchas otras plantas, se produce en primavera formando unas pequeñas flores amarillas que darán lugar a los frutos que son las bellotas, que nacen encapsuladas como en un pequeño casquillo elemento que las sujeta al árbol y, que tras caer al suelo y madurar, adquieren un color marrón oscuro.

Las bellotas, son la fuente de alimentación para muchos animales, entre otros muchos, los cerdos en las grandes dehesas peninsulares, los conejos, las perdices, las grullas.

Las hojas de la encina son de gran dureza y, por lo general, las que están más cerca del suelo tienen pinchos en los bordes como arma de defensa.

Para sembrar una encina y ayudar a que germine solo tenéis que raspar la punta en una superficie de cemento o dura que le permita brotar más fácilmente.

(*) @Luquilou es periodista ambiental en @EFEverde




Secciones: