El cambio pasa por una feminización de la sociedad. Por (*) Ángel Juárez Almendros

No suelo hacer artículos sobre el programa o los eventos de Mare Terra Fundació Mediterrània. Pero esta ocasión se lo merece. Mis reflexiones suelen girar alrededor a reivindicaciones y actualidad, todo lo que es la XXVIII edición del Curso Científico de Mare Terra.

Llevamos casi tres décadas ininterrumpidas de cursos científicos, 28 años apostando por la conciencia medioambiental a través de la educación a todos los niveles.

Más de 320 mil jóvenes han participado de nuestras actividades de educación ambiental. Con estas cifras y la larga experiencia, creo que podemos decir convencidos que hemos aportado nuestro granito de arena.

XXVIII edición del Curso Científico de Mare Terra

El próximo jueves, 12 de noviembre, tendrá lugar, de forma virtual, el nuevo curso que este año se titula: “El Medio Ambiente con Perspectiva de Género”. Nuestro objetivo es claro: queremos visibilizar a las mujeres científicas y dar a conocer las diferencias que hoy en día, tristemente, aún existe.

En el mundo científico aún no frecuentan las mujeres. Un claro ejemplo lo podemos ver en los medios de comunicación, especialmente en televisión. Las entrevistas a expertos en ciencias se suelen realizar mayoritariamente a hombres, cómo hemos podido comprobar los últimos meses.

La mayoría de epidemiólogos, médicos, investigadores son hombres. Pero esto no significa que no haya mujeres válidas, sino que no los estamos dando el espacio que se merecen.

Por este motivo, con el Curso Científico, a través de experiencias personales y profesionales de mujeres, tendremos la oportunidad de visibilizar y difundir su gran labor en estos campos. Es una llamada de atención a la sociedad.

“Ecofeminismo”

El medio ambiente está ligado a las luchas sociales. No podemos luchar contra el cambio climático, sin una sociedad más feminizada.

Esto es el “ecofeminismo”, un movimiento que ve una conexión entre la explotación y la degradación del mundo natural y la subordinación y la opresión de las mujeres.

¿Hemos mejorado en este tema? Sí. ¿Está resuelto? No, sólo hace falta recordar el triste hecho que ocurrió un par de semanas atrás en el barrio de Icomar.

Un claro ejemplo de que la opresión hacia la mujer sigue siendo uno de los más grandes problemas de esta sociedad.

Yo no tengo las claves para resolverlo, ni quiero ser la voz de esta lucha que corresponde a las mujeres.

Pero desde mi posición quiero mostrar todo mi apoyo y pediros a todos, sobretodo hombres, que dejemos de temer la palabra feminismo.

Porque feminismo no es más que la idea “radical” de las mujeres son personas, como decía Angela Y. Davis (política afroamericana feminista y antirracista), la idea de que mujeres y hombres somos iguales.

Debemos de entender la lucha feminista como una reivindicación interseccional, es decir, un cambio que pasa por acabar con todas las injusticias sociales, como el racismo, la homofobia o incluso el cambio climático.

Para mí, la igualdad de género es uno de los básicos para avanzar, para que la sociedad progrese con unos valores y pilares igualitarios y respetuosos.

 

Me despido hoy invitando a todas las personas, hombres, mujeres, identidades disidentes, a que participen en las XXVIII Jornadas Científicas de Mare Terra, el próximo jueves día 12.

Podéis encontrar toda la información aquí: https://www.mare-terra.org/ca/cursos-cientifics/

Y recordad, que nadie os robe vuestra sonrisa.

 

(*) Ángel Juárez Almendros es presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona y de la Red de Escritores por la Tierra.




Secciones: