La muerte es mentira. Por Ángel Juárez Almendros

“Algo se muere en el alma cuando un amigo se va” cantaban en aquella hermosa pero triste copla, y qué razón tenían. Hacerse mayor es empezar a ir a más entierros que bodas y, en fin, eso es algo que asumimos como una parte inextricable de la condición humana, así que la postura más razonable es aceptarlo y seguir caminando. Surge esta reflexión por mi necesidad de purificación; no en vano han sido varios los seres queridos que en los últimos meses han fallecido, provocándome una inmensa pena. Y sí, es ley de vida, pero duele igual.

Ya he comentado que a veces tengo la sensación de haber vivido dos o tres vidas en una. Y precisamente una de las razones para sentirme así es que estoy rodeado por centenares y centenares de personas, siendo mi vínculo afectivo más grande (y estando más repartido por el mundo) que el de la mayoría. Por lo tanto, el hecho de que tantos seres queridos me abandonen no debería extrañarme. Al fin y al cabo, si eliminamos nuestras emociones y nos ceñimos a un punto de vista estrictamente racional, es una cuestión estadística. Pero claro, a ver quién es el guapo que se pone a pensar en números y en posibilidades matemáticas cuando le comunican que un amigo se ha ido para no volver nunca más…

Escritores por la Tierra

El pasado 6 de agosto falleció Guillermo Anderson, cantautor y uno de los artistas más importantes de Honduras y Latinoamérica. Y un buen amigo mío. Guillermo fue miembro fundador de la Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET), y participó en cinco de los siete Encuentros de Escritores por la Tierra celebrados hasta el día de hoy. La RIET fue nuestro punto de unión, y poco a poco, con el paso de los años, en nuestros espaciados pero intensos momentos compartidos, se fue creando una sólida amistad pese a estar separados por el ‘Charco’. La última vez que vi a Guillermo fue en junio de 2015, cuando vino a Tarragona a recoger un Premio Ones, concedido por Mare Terra Fundació Mediterrània, la ONG que presido. Le otorgamos el galardón, según explicamos en la gala, “por impulsar a través del arte y de la música campañas en defensa de la educación, el medio ambiente y la salud universal, por recuperar músicas tradicionales hondureñas olvidadas que corrían el riesgo de desaparecer, por ser la voz de un país necesitado de referentes, y por haberse convertido en el embajador cultural de Honduras en el mundo”.

Aquel fin de semana compartimos muchas experiencias y emociones. Guillermo nos puso a todos los pelos de punta con su actuación durante la ceremonia. Aquellos que no lo conocían se quedaron con la boca abierta pensando “¿pero de dónde ha salido este hombre?”. También tuvimos tiempo para charlar de nuestras cosas. Yo le expliqué que en ese momento estaba recibiendo un tratamiento para combatir el cáncer que me había atacado. Y fijaos qué cosas tiene la vida, esta vida que puede ser tan perra como maravillosa, que un mes y medio después de aquel encuentro Guillermo me llamó para confesarme que a él también le habían detectado la misma enfermedad. Durante estos últimos meses hablamos con cierta frecuencia, nos dimos ánimos y nos apoyamos mutuamente, ya que sentíamos que librábamos una lucha conjunta, que el enemigo era el mismo y que por lo tanto debíamos estar juntos para derrotarlo. Durante este tiempo nuestra amistad se hizo todavía más fuerte. Desgraciadamente, él no ha tenido suerte y nos ha dicho adiós pronto… demasiado pronto.

Quise escribir estas líneas cuando me enteré de su muerte, pero decidí dejar pasar un tiempo y hacerlo con la cabeza fría. Y es que estas cosas hay que hacerlas cuando uno se siente preparado para ello y lo desea, y no cuando se supone que toca. Ahora que ya estoy listo, quiero que todo el mundo sepa que Guillermo Anderson era un artista incomparable, pero también un ecologista concienciado, una persona humilde, un amigo fiel y un ejemplo para todos. Y sí, la vida tiene estas cosas, que tan pronto emerge como desaparece; lo asumo, y sin embargo se me hace extraño pensar cuando escucho sus canciones que él ya no está con nosotros. Por eso quería dedicarle este panegírico, por eso quería compartir mis lágrimas con vosotros, por eso quiero creer con más fe que nunca en las palabras de otro amigo desaparecido, Eduardo Galeano, quien escribió que todos nacemos y morimos para volver a nacer, y así será para siempre, porque la muerte es mentira.

Ángel Juárez Almendros. Presidente de Mare Terra Fundación Mediterrània y de la Red Internacional de Escritores por la Tierra

Nueva entrega del blog socioambiental "Un mar de tierras" de Ángel Juárez Almendros, presidente de la Red Internacional de Escritores por la Tierra (Riet)

Presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània y de la Red Internacional de Escritores por la Tierra 

Otras tribunas de Un már de tierras

La mort és mentida

“Alguna cosa es mor en l’ànima quan un amic se’n va” cantaven en aquella bella però trista copla, i quina raó tenien. Fer-se gran és començar a anar a més enterraments que casaments i, en fi, això és una cosa que assumim com una part inextricable de la condició humana, així que la postura més raonable és acceptar-ho i seguir caminant. Sorgeix aquesta reflexió per la meva necessitat de purificació; no en va han estat diversos els éssers estimats que en els últims mesos han mort, provocant-me una immensa pena. I sí, és llei de vida, però fa mal igual.

Ja he comentat que de vegades tinc la sensació d’haver viscut dues o tres vides en una. I precisament una de les raons per sentir-me així és que estic envoltat per centenars i centenars de persones, sent el meu vincle afectiu més gran (i estant més repartit pel món) que el de la majoria. Per tant, el fet que tants éssers estimats m’abandonin no hauria d’estranyar-me. Al cap i a la fi, si eliminem les nostres emocions i ens cenyim a un punt de vista estrictament racional, és una qüestió estadística. Però és clar, a veure qui és el guapo que es posa a pensar en números i en possibilitats matemàtiques quan li comuniquen que un amic ha marxat per no tornar mai més…

El passat 6 d’agost va morir Guillermo Anderson, cantautor i un dels artistes més importants d’Hondures i Llatinoamèrica. I un bon amic meu. Guillermo va ser membre fundador de la Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET), i va participar en cinc dels set Encuentros de Escritores por la Tierra celebrats fins al dia d’avui. La RIET va ser el nostre punt d’unió, i poc a poc, amb el pas dels anys, en els nostres espaiats però intensos moments compartits, es va anar creant una sòlida amistat malgrat estar separats pel ‘Charco’. L’última vegada que vaig veure a Guillermo va ser el juny del 2015, quan va venir a Tarragona a recollir un Premi Ones, concedit per Mare Terra Fundació Mediterrània, l’ONG que presideixo. Li vam atorgar el guardó, segons vam explicar en la gala, per “impulsar a través de l’art i la música campanyes de defensa de l’educació, el medi ambient i la salut universal, per recuperar músiques tradicionals hondurenyes oblidades que corrien el risc de desaparèixer, per ser la veu d’un país necessitat de referents, i per haver-se convertit en l’ambaixador cultural d’Hondures al món”.

Aquell cap de setmana vam compartir moltes experiències i emocions. Guillermo ens va posar a tots els pèls de punta amb la seva actuació durant la cerimònia. Aquells que no el coneixien es van quedar amb la boca oberta pensant “però d’on ha sortit aquest home?”. També vam tenir temps per xerrar de les nostres coses. Jo li vaig explicar que en aquell moment estava rebent un tractament per combatre el càncer que m’havia atacat. I fixeu-vos quines coses té la vida, aquesta vida que pot ser tan fotuda com meravellosa, que un mes i mig després d’aquella trobada en Guillermo em va trucar per confessar-me que a ell també li havien detectat la mateixa malaltia. Durant aquests últims mesos vam parlar amb certa freqüència, ens vam donar ànims i ens vam donar suport mútuament, ja que sentíem que lliuràvem una lluita conjunta, que l’enemic era el mateix i que per tant havíem d’estar junts per derrotar-lo. Durant aquest temps la nostra amistat es va fer encara més forta. Malauradament, ell no ha tingut sort i ens ha dit adéu aviat… massa aviat.

Vaig voler escriure aquestes línies quan em vaig assabentar de la seva mort, però vaig decidir deixar passar un temps i fer-ho amb el cap fred. I és que aquestes coses cal fer-les quan un se sent preparat i ho desitja, i no quan se suposa que toca. Ara que ja estic llest, vull que tothom sàpiga que Guillermo Anderson era un artista incomparable, però també un ecologista conscienciat, una persona humil, un amic fidel i un exemple per a tothom. I sí, la vida té aquestes coses, que tan aviat emergeix com desapareix; ho assumeixo, i no obstant això se’m fa estrany pensar quan escolto les seves cançons que ell ja no es troba entre nosaltres. Per això volia dedicar-li aquest panegíric, per això volia compartir les meves llàgrimes amb vosaltres, per això vull creure amb més fe que mai en les paraules d’un altre amic desaparegut, Eduardo Galeano, qui va escriure que tots naixem i morim per tornar a néixer, i així serà per sempre, perquè la mort és mentida.

Ángel Juárez Almendros

President de Mare Terra Fundació Mediterrània i de la Red Internacional de Escritores por la Tierra




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com