Turismo, Paz y Naturaleza en Colombia. Por Arturo Crosby

Arturo Crosby. Foto de Miguel Angel Muñoz

Nueva entrega de Arturo Crosby en su blog sobre Turismo Ambiental y sostenibilidad

Es bien sabido, desde hace tiempo que el Turismo, ha querido jugar un papel estratégico, casi preventivo, como instrumento para fomentar el equilibrio social y evitar procesos bélicos, tema abanderado por la OMT, pero también por otras muchas organizaciones no gubernamentales, como la IIPT (international Institute for Peace through Tourism), cuyo presidente Louis D’Amore lo sigue impulsado fuertemente.

Estos días uno puede leer en la prensa, diferentes noticias sobre el proceso de paz en Colombia y en especial quiero referirme a la voz de las víctimas de esta confrontación armada que perjudica tanto a este país y mas a su gente superviviente.

Pero ahora mas bien quiero hacer eco de una idea, que se transformo en una propuesta, que si bien ya había surgido hace mas de una década, no logro salir adelante, bien por su temprana aparición, bien por problemas técnicos de formulación.

Se trata de poder ofrecer unas herramientas operativas y viables, para los denominados desmovilizados actuales y futuros, victimas y afectados de los territorios implicados, que pretende conseguir un desarrollo local, integrando prioritariamente a estos segmentos de población, que sin duda en una gran mayoría tiene importantes obstáculos de integración en la sociedad actual, y mas concretamente en el medio rural, espacio donde deberán convivir.

En Colombia, hace apenas un par de años se llevo a cabo el Plan de Negocios del Turismo de Naturaleza y una de las diferentes conclusiones que se obtuvieron, fue la necesidad de incorporar a la economía del turismo, las comunidades locales, facilitando un acceso profesional-laboral, mediante la creación de nuevas titulaciones turísticas para los nuevos yacimientos de empleo local que diesen respuesta a estas poblaciones, con baja cualificación, pero con gran conocimiento del territorio.

Para mi no hay duda alguna, que viajar por áreas naturales con apenas intervención humana y por tanto con paisajes naturales, en un país con una estética ambiental/natural realmente espectacular, acompañado por guías excombatientes, indígenas o campesinos, capaces de comunicar su experiencia vital, histórica y su relación con la Naturaleza, tiene un valor incalculable, que hay que saber conducirlo de la forma mas eficaz posible.

Pero para ello, antes de nada debe implementarse un proceso importante de sensibilización, dinamización (especialmente orientada a los microemprendedores, cooperativas,…) y por supuesto capacitación especializada, pero tanto al sector privado, como a las Administraciones Locales involucradas territorialmente, porque la gobernanza es sin duda algo obligatorio.

Sin un proceso formativo puente que pueda comunicar el sector primario con el de servicios, cualquier proyecto esta conducido al fracaso o como dice el dicho: “pan para hoy, hambre para mañana

Una futura situación, de postconflicto, implica que habrá un número muy importante de personas no cualificadas profesionalmente, que deberán tener acceso social, mediante una integración económica que en este caso, el turismo puede ser una de sus mejores opciones, que en general podemos hablar de “economía y empleo verde” ya que hablamos de zonas rurales y naturales.

El turismo de naturaleza, en sus diferentes versiones (ecoturismo, aventura, rural, etc.) es capaz de ofrecer bastantes tipologías de emprendimientos y oportunidades de empleo y al igual que en Europa, hace mas de 2 décadas, se uso al turismo en el medio rural, como estrategia para fijar la población rural, mediante incentivos económicos (siendo el turismo uno de los mas demandados), Colombia podría desarrollar acciones similares para dar respuesta a todos estos territorios y en especial a sus gentes, apostando por un desarrollo local, en base al turismo sostenible y competitivo y con la ventaja de tener un Patrimonio Natural y Cultural de atracción turística internacional, que en este caso favorece sin duda, proyectos de esta índole y seria uno de los mejores garantes de un proceso de paz y reconstrucción social y económica.

Obviamente no es fácil ni rápido, pero si pensamos en escenarios potenciales, mejor anticiparse y ver el turismo como instrumento operativo eficaz.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

Editor




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com