Ski, nieve y ovejas: la nueva forma del turismo de nieve. (*) Por Arturo Crosby

Normalmente el turismo de nieve se asocia con el esquí y generalmente con el esquí alpino, que conlleva la necesidad de una serie de infraestructuras de remontes mecánicos bastante importante en inversiones y que en estos últimos años ha tenido graves problemas por su impacto ambiental, al igual que la crisis climática en estas décadas ha subido el nivel de altura de innivación, lo que ha provocado que muchas estaciones de invierno hayan apostado, con una dudosa sostenibilidad, por cañones de nieve artificial.

Parece que las tendencias apuntan claramente a estaciones de esquí y montaña de mucho menor impacto negativo en el entorno y por tanto se están promocionando espacios libres de remontes mecánicos y pistas balizadas y mucho menos con nieve artificial.

Quizás sería mas lógico hablar de centros de montaña y naturaleza 360º y 365 días/año, donde precisamente es la naturaleza el hilo conductor de la producción turística.

Si hablamos mejor de turismo de montaña, donde la nieve tiene su sitio, pero donde las actividades no son solo el esquí alpino, me gustaría presentarles a la estación de Artouste (municipio de Laruns, Valle de Ossau), en el Pirineo francés a tan solo unos 20 minutos de la frontera española del Portalet y Formigal, que por su localización en la parte norte le confiere unos paisajes muy diferentes.

Sería más lógico hablar de centros de montaña y naturaleza 360º y 365 días

Este centro de montaña y nieve, también tiene una atracción turística muy relevante en el territorio, como es su tren, que cuando no hay nieve recorre casi 9 km, por lugares de vistas impresionantes, tiene una serie de elementos diferenciadores muy claros, entre otros su apuesta más “eco” o como llaman ellos el “ski natural” por no incluir cañones de nieve artificial y de muchas formas una visión mas sostenible de su turismo, ya que la estación o centro de montaña es propiedad y está gestionado por el municipio de Laruns, con recursos humanos locales, por lo que están logrando un empoderamiento muy importante y es uno de los pilares de la deseada sostenibilidad y una competitividad que ofrece forfaits a mitad de precio (19€/día) a sus vecinos.

Otro de esos elementos diferenciadores, es su pertenencia total al Valle de Ossau, y claro a la sombra del famoso pico del Midi d’ Ossau (2.884 m.), su hinterland natural y de hecho la oficina de turismo que gestiona la estación es la del propio valle, está ubicada en Laruns, y está dirigida por su estupenda directora Corinne Crabé.

VER ALBUM DE FOTOS

Este destino de montaña como ya he mencionado tiene una clara apuesta por poner en valor todo su territorio, desde el puerto del Portalet, todo el circo del Anéou (1.700 m.), el famoso pico del Midi d’Ossau (en verdad, se trata de un antiguo estratovolcán. Una gran roca de lava solidificada en el interior de su chimenea. Son 2 picos, que representan 2 hermanos que pararon una invasión desde España matando ellos solos a mas de 500, según una leyenda muy local) y el valle del mismo nombre con sus diferentes pueblos, todo bajo el paraguas del parque nacional de los Pirineos Atlánticos.

Este espacio natural y rural le permite ofrecer una serie de productos turísticos muy atractivos, donde sin duda hay que destacar una gastronomía muy elaborada, basada en productos locales (quesos de oveja, y de vaca, carnes de su ganado vacuno, pato en sus diferentes variedades, trucha y una gran variedad de postres). Por supuesto lo mejor es probarlo, pero para hacer boca, pueden ver las fotos que acompañan este artículo. (en 5 días no repetí ningún menú) y no debe olvidar la parte termal y de bienestar.

Un destino para un turismo especial, para aquellos que quieren descubrir un territorio sobre unas tablas de esquí

Pero si ya están planeando viajar, permítanme recomendar algunos restaurantes que he tenido el gusto de conocer: l’Embaradère, l’Ossau, l’escapade, l’Arregalet, l’hôtel Col du Pourtalet que pueden localizarlos en esta web de la oficina de turismo.

En mi opinión, Laruns-Valle d’Ossau es un destino para un turismo especial, es decir para aquellos viajeros que quieren descubrir un territorio sobre unas tablas de esquí, ya sea en pistas, fuera de pistas (free-ride en los bosques, incluyendo la conexión de Artouste a Gourette (he visto imágenes y vídeos y debe ser fantástica), con el esquí de montaña o travesía, que justo en el circo de Anéou, me estrené y me sorprendió porque no era tan duro como pensaba y fue una experiencia que ya tengo ganas de repetir, o con raquetas de nieve que da otra perspectiva de los paisajes.

Y claro si lo que se prefiere es el clásico esquí alpino en estaciones, tienen la opción de la estación de Gourette, apenas a unos 20 minutos de Laruns. Una buena combinación para no poderse aburrir y apto para diferentes públicos.

Es un mix de ski y ovejas, porque uno no puede perder la opción de poder dormir en la granja de Regis (un apartamento moderno y bien equipado) y claro jugar con sus ovejas, probar la leche recién ordeñada y sus quesos, después de un buen día de esquí.

Ahora bien si lo que se busca es deporte en la montaña, prueben a participar en la próxima carrera del 1 de Marzo, “ Trail Blanc de l’Ours” con un itinerario de 8 km y 600 metros de desnivel positivo y luego me cuentan.

¡Sin duda es otra forma de hacer esquí y lo recomiendo!

VER ALBUM DE FOTOS

Arturo Crosby

Editor Natour

www.forumnatura.org




Secciones: