Innovación en el turismo a través de la naturaleza: una nueva formula. Por Arturo Crosby

Innovación en el turismo a través de la naturaleza: una nueva formula. Por Arturo Crosby

Innovación en el turismo a través de la naturaleza: una nueva formula. Por Arturo Crosby

Cuando se piensa en la innovación, lo primero que viene a la mente es inventar algo que no existe, que no tenemos y mejor que tenga una utilidad y además inconscientemente se asocia a una evolución tecnológica.

Si uno lee los diccionarios, el término apenas conlleva explicación y se explica (RAE) la innovación como el hecho de innovar, es decir “Creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado. Mudar o alterar algo, introduciendo novedades” o en ingles “Make changes in something established, especially by introducing new methods, ideas, or products”

Sin embargo los programas existentes de apoyo a la innovación y en concreto aquellos relacionados con el turismo, donde además existe la posibilidad de obtener fondos económicos, en forma de ayudas, créditos, capital semilla, etc. lo cierto es que esa definición se queda muy, muy corta y sobre todo nada explicita, ya que lo que suele pedirse va mucho mas allá de exponer una idea de cambio.

Es cierto que casi todos los proyectos y programas de apoyo en innovación para el turismo están muy relacionados con su aspecto tecnológico, algo entendible, pero que se quedaría muy corto si nos referimos al turismo rural por ejemplo, actividad económica que necesita desde hace mucho tiempo unos importantes o drásticos cambios innovadores, para que le pueda hacer competitivo y por ende sostenible, además de cumplir son su objetivo originario, de contribuir o generar al desarrollo local.

Pues sin querer pecar de haber encontrado el “Santo Grial”, aportare mi granito de arena para la innovación de la oferta turística rural, ya que como es muy difícil re-estructurarla, si se puede provocar cambios innovadores que la mejoren y la fortalezcan, y en este caso la innovación propuesta consiste en basarse en la Naturaleza, en el medio natural cercano a esa oferta de alojamientos y actividades.

No se trata de poner un apellido mas a la oferta turística existente y denominarla natural, verde, sostenible, etc. sino de realizar una serie de cambios que provoquen un valor añadido, capaz de hacerla diferente en el mercado y así posicionarla.

Una de las claves es identificar el mercado target potencial, que en este caso si bien conlleva varios segmentos de demanda, hay uno muy vinculado al denominado consumo o mercado verde “green market”, que puede convertirse no solo en un nicho sino en una demanda cautiva muy fiel, siempre y cuando se innove en el proceso productivo del producto turístico, incorporando aquellos elementos que configuren una experiencia de consumo verde, en este caso.

Es decir que en el tema de restauración, ha de invertirse en una agricultura orgánica y bioagricultura. Lo mismo en los demás productos rurales de consumo turístico en la restauración.

Los establecimientos no solo deben aplicar practicas ambientales positivas y funcionales, sino además saberlas comunicar, defecto muy común en la oferta alojativa.

Debe apostarse por aquellos productos/actividades turísticas, relacionadas directamente con la Naturaleza, evitando todo aquello que pueda neutralizar sus efectos positivos (véase por ejemplo el tema de la caza).

Este segmento que busca lo natural, tiene unas expectativas altas en cuanto a esa experiencia y por tanto debe diseñarse en función de dar resultados emocionales, como es la sensación de mejora de la salud, durante su estadía, a través del entorno natural, alimentación, actividad física, relaciones, etc.

La innovación en este caso implica una reinvención conceptual de la oferta turística, con cambios importantes (que no costosos) en sus procesos turísticos, adaptándose a las motivaciones y expectativas naturales de su demanda potencial. Pero esta demanda siempre sospecha del “green washing” (voluntario e involuntario) y hay que tenerlo en cuenta.

A veces la innovación en turismo, no conlleva grandes inversiones económicas, sino la aplicación de una formula, basada en el conocimiento, inteligencia, actitud, flexibilidad y por supuesto asunción del riesgo de la empresa a desarrollar.

Espero me cuenten sus propias experiencias. Un cordial saludo

Arturo Crosby (Texto y foto) 

Editor Naturalae




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com